miércoles, 20 de junio de 2018

SANJUANAK 1958

Hirurogei urte eman dira, eta mundua ardatz berdinaren inguruan ari zaigu biraka, bat ere presarik gabe. Guk bai; guk sekulako abiadura eman diogu bizimoduari eta sarritan ez ditugu atzean berriki utzitakoak ezagutzen. Berreskuratu nahi izan ditut 1958ko sanjuanetako udal esku-programa, adinekook gogora dezagun eta gazteek jakin dezaten nola ematen ziren garai hartan herriko jai nagusiak.

Esku-liburuxka hartan bazen sarrera gisako idazkiño bat, artean baserri gizarte baten usaina dariona. Interesgarria iruditzen zait, “Iturrioz” batek sinatutakoa hona aldatzea

"¡Fiestas de San Juan! ¡Solsticio de verano! El astro rey, en lo más alto de su carrera a través del firmamento, baña con sus ardorosos rayos los valles y los montes, fecundando a la “Madre Naturaleza”, en plena actividad tras el descanso invernal. Los cohetes estallan con ruidoso estrépito, al chocar contra el azul firmamento; los vencejos se persiguen, lanzando agudos chirridos. Al anochecer, en la plaza y en los caseríos sembrados a voleo por las laderas de las montañas, brillan las hogueras, reminiscencias cristianizadas de ancestrales ritos indo-europeos. Culto al Sol y al Fuego purificador (Sapuak eta subak, erre, erre! Garixak eta artuak, gorde,gorde!) Y como trasfondo de esta maravillosa sinfonía de luz
y de color, la “Marcha” de nuestro santo patrono, el austero y valiente precursor del Mesías: San Juan Bautista. Su vibrante himno se oirá resonar en las iglesias y en las plazas, en las calles y en los hogares; hasta los que acaban de avecindarse entre nosotros, captados por el mágico ambiente, unirán sus voces a las que cantan jubilosos:  “Ez da iñun gizonik San Juan dan baizen santu goitar ta aundirik arkitzen…”























“Y en este marco alegre y lleno de vida, un pueblo honrado, trabajador, que siquiera por unas horas, hace callar a las sirenas de sus talleres y fábricas, para disfrutar del merecido descanso y de las diversiones propias de sus fiestas patronales. El buen humor, la satisfacción se trasparentarán en los rostros de todos los vecinos, que sabrán hacer honor a su proverbial hidalguía, desviviéndose por hacer agradable su estancia a los forasteros que nos honren con su visita.

Las hacendosas etxekoandres mondragonesas se sacrificarán, una vez más,  para ofrecer a los suyos y a los invitados suculentas comidas. Y todos, reunidos ante bien surtida mesa, hablarán, hablarán…; los que peinan canas recordando tiempos pasados que “siempre fueron mejores” mientras los jóvenes, con ávidos ojos, otean el horizonte del porvenir “hermoso como el amanecer del día de San Juan”

Y cuando terminadas las fiestas, vuelva a oírse el agudo ulular de las sirenas que llaman al trabajo, cada uno volverá a su puesto, satisfecho de haber pasado unos días agradables y lamentando únicamente que “lo bueno dure poco”. Muy felices fiestas os desea a todos. Iturrioz”

Urte hartako jai egitarauan, garaiko arrasatearron nahi eta udal aurrekontuen ahaleko festa eta asti-emateak ikus ditzakegu. Esan, jai haien antolaketarako udalak Juventud Deportiva eta UCEA Kirol Klubaren laguntza izan zuela.


ARRASATEKO SAN JUAN JAIEI BURUZ, GEHIAGO:









Argazkiak: 1958ko esku egitaraua


miércoles, 13 de junio de 2018

PAULA LEIVA: LA EMPAREDADA. ARAMAIO 1851



Aramaioko “G.H.A”, herriko historiaren berreskurapena helburu zuen taldea zen 1976 inguruan, Bixente Mondragon adiskide nekaezinaren akuiluarekin ari zena. Data hartakoa dugu “La desaparecida del Valle” izeneko liburuxka, eta orduantxe izan zen erdi legenda erdi errealitatearen edukiekin Manuel Diaz de Arkaiaren “Leyendas alavesas”  liburuan (1897), ondoko lerroetan aurkeztuko dudan istorioaren gaineko lehen albistea izan nuela. 

Ikusgarria da nola berrogei urteko tartean – 1851ekoa baita gertaera historikoa- legendako etiketa har dezakeen herriaren kontzientzian. Ene iritziz, Diaz de Arkaiak ez zion bat ere mesederik egin historiari, hain jazoera lazgarria mito antzekoaren geruzarekin estali baitzen, nahiz eta informazio zabala zegoen Aramaioko Arexola auzoan 1851ean deskubritu zenari buruz. Noski, denboraren perspektibatik ari naiz hitz egiten eta auskalo nola arituko nintzen ni ere bertatik bertara bizi izan banu Arexolako “Jauregi txiki” eraikinean. Izan ere, ondoren datorrenak ez zituen aramaioarrak ustekabean harrapatu, vox populi baitzen Arexola-Leiba sendian gertatzen ari zena. Baina goazen, poliki poliki xehetasunekin.

Arexola-Leiba, edo Leiba-Arexola istorio honetan agertuko den moduan, antzinakoa genuen Aramaion, Erdi Aroko ahaide nagusiekin lotutakoa. Eta XIX mendera arte heldu zen Arexola-Leiba sendiaren aberastasuna, kasu batzuetan modu irudimentsuaz hazita eta baita uzkurkeriak markatutako bizimodu ankerraz ere. Ondoan datorren testua, “La España” egunkariak publikatu zuen 1851ko ekainaren 14an. Eta hasteko kazetariak irakurleari xehetasunak ematen dizkio, gertaera zentratzeko. Dakusagun: 

“Juzgado de primera instancia de Vitoria. Causa formada contra D. Martin de Leiba y doña María Manuela de Bernaola, labradores propietarios del Valle de Aramayona, por encierro ilegal y mal trato de su hija Paula. 

Acaso no hayan Vds. olvidado los rumores que públicamente se esparcieron cuando el señor secretario del gobierno de esta provincia, don Francisco Navarro Villoslada, se dirigió por orden superior al valle de Aramayona a libertar de un cruel encierro y de un trato inhumano a una joven que estaba sufriendo años hacía, toda clase de privaciones en las ruinas de un caserío abandonado. Aunque la curiosidad pública se ha excitado sobre manera, y esta circunstancia y la novedad del asunto eran un fuerte aguijón para hacer tomar la pluma al más perezoso de los corresponsales, quise, sin embargo, pagar con mi silencio el tributo debido a los tribunales, a cuyo sagrado recinto no deben llegar, si es posible, otras voces que las de la acusación y defensa autorizada por ley. Pero habiéndose fallado la causa en el juzgado de primera instancia de esta capital, y habiéndose facilitado copias de la acusación fiscal y de la sentencia, y un extracto de las defensas, parecéme que es llegado el tiempo de que Vds. satisfagan la pública ansiedad, insertando en su acreditado periódico los documentos que adjuntos acompaño. 

No creo de necesidad remitir a Vds. el extracto del sumario, porque todos los hechos están debidamente notados en la brillante y vigorosa acusación fiscal, debida a la pluma del celoso promotor de este juzgado don José de Arana, que ha hecho de la causa el estudio más detenido y concienzudo. Añadiré tan solo que hasta fines del mes anterior ha permanecido la joven Paula de Leiva en el hospital de Aramayona al especial cuidado del doctor don José Laveria y Basañez, que en su curación ha demostrado no solo sus nada vulgares conocimientos en medicina y cirugía, sino también el celo más recomendable, consiguiendo hacer desaparecer las parálisis de los brazos y piernas, en términos de que actualmente la enferma pasea con todo desembarazo y permanece hilando la mayor parte del día. Desgraciadamente, los adelantos que en la curación de su monomanía se han conseguido parecen muy cortos: la Paula, sin entregarse nunca a accesos de frenesí, esclarecida por el contrario con ciertos períodos de discernimiento, padece habitualmente una especie de monomanía dulce y tranquila, muy semejante al idiotismo.

Por orden del juzgado y a consecuencia de imprudentes indiscreciones cometidas por un vigilante que el tribunal acordó poner, a petición de padres e interesados, ha sido trasladada la Paula a esta ciudad, donde permanece al cuidado de dos facultativos, los señores Olano y Cigarán,  de los más ilustrados de esta capital, hasta que la audiencia territorial disponga otra cosa” 

Frantzisko Navarro Villoslada aipatu du kazetariak eta halaxe da, eleberrigile ospetsua izan baitzen Arexolara lehenen heldu zena, Arabako gobernu zibileko idazkaria baitzen garai hartan, eta hari egokitu zitzaion lehen instrukzioak irekitzea. Navarro Villosladak berak aipatzen du gaia, “Amaya, o los vascos del siglo VIII” bere liburuan: 

“Años hace que al autor de AMAYA tuvo la dicha de salvar la vida de una joven emparedada en las ruinas de un caserío contiguo al que habitaban sus padres. Cuando se la descubrió, estaba loca…” 

Aipatu da ere Laberia Basañez Aramaioko medikua eta esan behar dut oso sendagile estimatua izan zela Aramaion, eta baita Arrasaten ere, azken herri honetako udalak bere plantillara inkorporatu nahi izan baitzuen 1857an, baina alperrik gertatu zitzaion, Aramaion jarraitzea erabaki baitzuen Laberiak. Baina utz ditzadan istorioarekin ez doazen zehazkizunak eta irakur dezagun jarraian Gasteizko auzitegian izandako epaiketaren salaketa. Testu osoa doa: 

“Acusación.
El promotor fiscal de este juzgado, habiendo visto este sumario, dice: que el delito sobre que versa es tan extraordinario y horroroso que pueden oírse sus detalles sin que se afecte profundamente  aún el que tenga la sensibilidad más embotada. 

En los restos de una casa, en la anteiglesia de Arejola, valle de Aramayona, hay a piso llano un cuarto ruinoso, como los demás del edificio, que se conserva. Tiene diez y siete pies de ancho, doce y medio de largo, diez y seis pies y medio de altura al norte, y ocho y medio al mediodía, con una ventana de cuatro y tres cuartos pies de altura y tres y medio de ancha, a dos pies de altura del pavimento exterior con reja volada junto a la que hay mucho moho y zarzas; la pared del mediodía
Jauregi Txiki: eraikin honetan entzerratu zuten Paula
manchada de goteras y su pavimento entablado, sucio, y en la parte de la puerta húmedo en la dimensión de cinco pies de largo y tres de ancho.

Dentro de aquél se encontró el día 26 de marzo último, en virtud de denuncia, una mujer como de 24 años, pálida, de buen aspecto, cubierta con una capa parda y una especie de arpillera, sin otra ropa alguna, su cabellera larga y negra estaba tendida por el suelo enredada y llena de tierra formando un pelotón. Estaba echada en el suelo junto a la misma puerta que fue necesario romper con precaución para no lastimarla. Cantaba monótonamente y a las preguntas que se la hicieron solo se comprendió “Estoy triste, tengo frío” No había en la habitación mueble alguno, ni paja, jergón o colchón, sino algunas tazas viejas manchadas de tierra sin rastro alguno de alimento. En la puerta exterior había un enorme y feroz perro mastín, atado a una cadena que impedía acercarse a nadie. Una plancha de hierro y unas tablas sujetas con una palanca formaban su primera y segunda cerradura, y la tercera una puerta regular que se abría hacia adentro y estaba vieja y podrida. La única ventana que tenía el cuarto se hallaba cerrada y clavada, de modo que no entraba luz sino por un agujero que había en la puerta, hecho de intento al parecer y por una grieta de la pared ruinosa. 

Estos hechos se comprueban plenísimamente por la diligencia o acta formada por el secretario del gobierno de esta provincia don Francisco Navarro Villoslada, que fue comisionado al efecto, habiéndolos presenciado el alcalde de Aramayona, su secretario, el alguacil, cuatro guardias civiles y un celador de policía en concepto de secretario, La persona encerrada en el ruinoso edificio expresado es la hija de Martín Leiva, llamada Paula, dueño de él y habitante en otra casa propia, situada como a doscientos pasos de allí; y para acercarse a la habitación fue necesario que uno de la familia quitase el perro que allí estaba atado. La Paula no se podía mover del suelo, por estar paralítica o impedida, y fue preciso conducirla en parihuelas al hospital de Ibarra, cabeza del valle.

Reconocida primeramente por el doctor don José Lavería Basañez, médico titular, dice que constituido a las cuatro y media de la tarde del 26 de marzo último en el cuarto o muladar en que estaba la joven Paula Leiva, vio allí a ésta cubierta solamente con un lienzo burdo, negro por efecto de la porquería, despidiendo un olor insoportable; la halló deteriorada, macilenta, llena de inmundicia, tendida en el suelo sobre el costado izquierdo, recogidas las rodillas hacia el vientre, no pudiéndose extender por estar paralíticas sus articulaciones, lo mismo que las de los brazos. Tenía las manos llenas de excrementos y tierra como petrificado; parte de la cara cubierta con el cabello que formaba un pelotón envuelto en porquería. Que la expresión de su fisonomía indica más sufrimiento que sorpresa; que manifiesta en sus respuestas alguna perturbación mental, cuyo grado no puede fijar por ahora; que el aspecto deplorable que presenta en lo físico y moral es señal evidente de las causas destructoras e inhumanas que han obrado: deduciendo de sus primeras observaciones el precitado doctor;
1º Que el estado de la enferma Paula Leiva es el más lastimoso, si bien podrán dulcificarle los auxilios del arte.
2º Que no hay perversión completa de ideas y por de pronto, y sin perjuicio de las observaciones ulteriores, la califica de monómana.
3º Que el deterioro de su estado físico puede ser dependiente de su estado moral, y provenir además de las causas deprimentes que han obrado por mucho tiempo, según lo manifiesta su complexión, sus extremidades anquilosadas, sus edemas y su cabello. 

En su declaración dice el mismo doctor Lavería que, si bien no puede precisarse el tiempo en que ha podido llegar la enferma al estado lastimoso en que se encuentra; el de la inmundicia del cabello y lienzo habían llegado al máximun de suciedad, en el que hubiesen permanecido durante años sin aumentarse. Reconocida la paciente por el mismo doctor Lavería y don Carlos Guerra, médico también, declararon que han observado en la Paula una enajenación mental en estado de manía, con tendencia marcada de idiotismo, siéndoles muy difícil calcular el principio de ella, desconociendo las causas que la produjeran, pues no encuentran síntoma alguno de lesión orgánica; que en su parte física han observado una contracción fuerte de músculos y ligamentos ciático, popliteos  y femoral-tibiales, lo que obliga a la paciente a tener los muslos elevados y las rodillas a la parte anterior y las piernas a la posterior, hallándose imposibilitada, no solamente de andar sino hasta de ponerse en pie; que igual lesión, aunque en menor grado, encuentran en los hombros; que estas lesiones han sido producidas por haber estado la Paula largo tiempo en la misma posición, fundando esta opinión en que se ha corregido considerablemente la lesión de los hombros en los pocos días que se halla al cuidado de los facultativos; que no pueden determinar el tiempo que haya podido estar encerrada, pero que se necesita permanecer meses cuando menos en una posición para que se produzcan las contracciones referidas de músculos y ligamentos; que en cuanto al pelo y ropas indican abandono de la enferma, y que en dos o tres meses, cuando menos, no se verán conformadas éstas” 

Sartu gara bete-betean krimenaren gunean eta ezagutzen ditugu, beraz, nondik norakoak. Diodan, gaia beste nolabaiteko informazioaz apaintzeko, Martin Leiba Lizarralde, goian komentatu dudan bezala, “Pedro Martin Adrian, Leyba y Arejola, Lizarralde” bezala agertzen dela Paularen aita bere jaiotza agirian, 1777an, eta 1862an hiltzean Pedro Arejola Leiba dela. Dima (Bizkaiko) Manuela Bernaola Etxebarriarekin (1793) ezkondu zen 1814an eta Arejolako baserrira aldatu ziren bizitzera.  Paula alaba – Juana Paula-  1815eko maiatzaren 23an jaio zen bertan.  Eta beste sei seme-alabak jarraitu zuten:  Juan Martin (1817) Jose Migel (1819) Simón (1822) Domingo Manuel (1824) Petronila (1827) eta Engrazia (1831). Autoetako egunetan lau bizi ziren gurasoekin, lauak ezkonge.  Dirudunak ziren eta senarrari “Dontxo” gaitzizenarekin ezagutzen zitzaion. Jarrai dezagun, dena den, auzitegiko fiskalaren txostenarekin: 

“Resulta, pues, probado plenísimamente, ya por la declaración pericial de los dos facultativos, ya por las de las muchísimas personas que asistieron a la extracción de la paciente.
1º Que el 26 de marzo de 1851 se encontró a Paula Leiva, soltera, de treinta y tres años (36 zituen)  hija legítima de Martín Leiva y Lizarralde, y María Manuela de Bernaola, natural de la ante iglesia de Arejola valle de Aramayona, encerrada en un cuarto bajo de un caserío desmantelado, inhabitado y ruinoso, vigilada por un enorme perro mastín, atado a la puerta. 

2º Que en este cuarto no entraba la luz, estando cerrada y clavada su única ventana; que no había paja, colchón, jergón ni otra materia alguna que pudiera servir de cama a la encerrada.

3º Que ésta no tenía ropa interior alguna, pudiéndose cubrir solamente con una sábana ordinaria y una capa vieja, que se encontraron en estado de saturación completa de suciedad. 

4º Que la Paula estaba ya demente en 26 de marzo último, y en estado de parálisis o incapacidad física de los brazos y piernas que tiene encogidas.

Puesta la Paula al cuidado facultativo del ilustrado y brillante doctor Lavería y del cirujano don Tomás Orve, se va consiguiendo notable mejoría, especialmente en su parte física, según se justifica por sus partes periódicos y también por las declaraciones de las dos enfermeras María Unzueta y Micaela de Gárate, pues la Paula está tranquila y dócil, si bien se resiste a tomar alimento, sin que lo pruebe antes  la que se lo da; no está furiosa ni manifiesta tendencias a romper o destruir nada, contestando acorde a algunas preguntas. 

Jauregikoa edo Dontxona, Arexola Leiba sendiaren egoitza
Un encierro tan atroz y horroroso por las circunstancias que concurren, y por los funestos resultados que ha producido, está clamando pronta y severa justicia sobre sus autores, que lo son los propios padres de la víctima Martín Leiva y Lizarralde (a) Doncho, de setenta y cuatro años de edad, y María Manuela Bernaola y Echevarria de cincuenta y cuatro, natural de Santa Águeda, y aquél de Arejola, ricos propietarios, ganaderos, labradores vecinos de esta ante iglesia; y también sobre sus cómplices Petra, Manuel Domingo, Juan Martín y José Miguel, hermanos de la Paula. Ellos son los que con ferocidad inaudita han causado a agravado la demencia y originado las lesiones de la desventurada Paula; lo primero, contrariando sus proyectos y deseos de matrimonio en 1844, exacerbándola y castigándola y encerrándola por fin; y lo segundo, dejándola en el más espantoso abandono, impidiendo que nadie la viera, que ninguno la  aliviase, privándola de la cama, del vestido, del aseo, del aire y hasta de la luz, creyendo los crueles que aun el poco pan y agua que le daban diariamente era un sacrificio que debía agradecerles, siendo así que solo servía para sostener la vida de la Paula, y prolongar indefinidamente sus padecimientos y martirio.

Dominado el viejo Leiva por la más sórdida avaricia, como es público y notorio en el valle de Aramayona, se comprende muy bien que haya resistido la colocación de sus hijos para evitar desembolso alguno: así es que se ve en prueba de ello que, como Paula, permanecen también solteros los otros cuatro hijos. 

No han podido averiguarse con precisión las proposiciones de boda que antes de su encierro tuviera la Paula, si bien algunos testigos hacen indicaciones sobre este particular. Pedro Arejola, alcalde pedáneo de esta ante iglesia declara que de público se decía que Paula quiso casarse y se lo manifestó a au padre; ha oído que la maltrataban bastante en casa; que no manifestaba síntomas de locura antes de su encierro; que cantaba y saludaba a los transeúntes desde la ventana, por lo que sin duda la cerraron; y que la familia de Leiva no quería hablar sobre este asunto” 

Goian aipatu dudan Frantzisko Navarro Villosladak “Amaya” bere liburuan honako zehazkizun hauek ere ematen zituen: 

“Llevaba tantos días, tantos meses quizá en aquella situación, que su magnífica cabellera negra y tendida se había incrustado en el suelo, y fue necesario cortársela para que levantara la cabeza. A fin de conservar el cabello así cortado, como cuerpo del delito, fue preciso proceder como cuando se quiere arrancar un árbol con todas sus raíces. Pues a pesar de aquella operación y del completo cambio de vida, la pobre loca seguía cantando” 

Eta Navarro Villosladak datu harrigarri bat ematen du jarraian, epaiketan azaltzen ez dena:  “(Paula) Había sido esmeradamente educada en el famoso convento de la Enseñanza de Vergara”  Ez dakit nondik ateratzen duen “Amaya”ren egileak xehetasun hori, berez garrantzitsua izango zena. Baina ez dut uste inbentatuko zuenik. Aurrera joz, honatx berriro fiskalak zioena: 

“María Arejola, amiga antigua de Paula, declara que según la voz pública la causa de la locura de esta es no haber consentido sus padres se casase con un sujeto. Don José Miguel Lasaga, cura de Arejola. Declara que hará cosa de nueve años estaba Paula enamorada de don Domingo Ferrán, vecino de Ibarra, y que un día de la fiesta de este pueblo quedóse a dormir en su casa, lo que puso en noticia de su padre el declarante, y supo que la había castigado; que después se le presentó Paula ofuscada y exaltada pidiéndole hiciera que Ferrán tuviese una entrevista con ella, para llevar atrás o adelante el matrimonio, en lo que no quiso tomar parte el declarante, y procuró despedirle de esas ideas; ha oído que cuando se ha escapado la han dado algún golpe y que el padre repugnaba el trato con su hija Paula. 

Manuela Urive, que ha servido en el caserío de Leiva, dice que Paula reñía con su madre algunas veces y oyó fuera de casa que tuvo proposición de casarse. Juan José Muñoa, criado que sirvió dos meses en casa de Leiva declaró que supo que Paula se había puesto loca porque no la dejaron casar con un rico. De todas las declaraciones que se acaban de referir se deduce claramente que Paula tuvo proyecto de matrimonio, que fueron rechazados por su padre que la castigó y contrarió, lo que excitando naturalmente su irritabilidad y exaltación la hizo que se escapase de casa con dirección a Bilbao, según declara su amiga María, cuya compañía solicitó; pero habiéndola perseguido su padre y uno de sus hermanos, la hicieron volver y la pegaron. 

El mismo don Domingo Ferrán, si bien niega haber tenido relaciones con la Paula, confiesa que se hablaba de ello, que durmió en su casa una noche de 1841, y oyó que su padre la había castigado. Esta contrariedad y estos castigos que se justifican en lo posible, y más tratándose de una casa aislada y sin las relaciones de amistad que median entre los demás vecinos del país, produjeron en Paula la irritación sanguínea o plétora de que habla el médico don Julián Delgado, que la visitó en abril de 1842; y la prescribió dos sangrías y polvos de valeriana para aliviar a Paula de los dolores de cabeza que sentía; pero al quinto día le despidió su madre prematuramente, pagándole las cinco visitas; y entonces la encargó que la diesen a su tiempo baños de mar. También despidió su madre al cirujano don Tomás Orve que hizo las dos sangrías y desde aquel tiempo ni éste ni el médico la volvieron a ver. 

En esta sazón no se hallaba loca la Paula, según declaración del médico Delgado, y cirujano Orve, desmintiendo a sus padres; y según el primero, aunque pudiera sospecharse por sus conversaciones predilectas que padecía monomanía amatoria sin objeto fijo, ni aun de tal podía calificarse, siendo falso lo contrario que dice la madre. Consta por lo que declaran Eulalia Unzueta, que hará ocho años estuvo Paula en casa de la primera, en Mondragón, seis meses, hasta que llegó su hermano Martín a que tomase baños de mar, añadiendo éste que estaba efatuada.  Desde este tiempo, que debe ser hacia fines de 1842, nadie da razón de la Paula; desde entonces data, sin duda, su encierro, llevando al mayor extremo de crueldad y barbarie que imaginarse puede, habiendo producido un idiotismo casi completo de la infeliz encerrada, y la incapacidad o parálisis de los brazos y piernas: encierro que jamás podría justificarse atendida la docilidad e indefensión de la Paula; pues solo una vez en ocho años aparece que se haya puesto furiosa contra la criada Manuela Orive, como su hermano Manuel lo confiesa, lo mismo que su amiga María y las enfermeras. Pero aun supuesto y no concedido que la Paula estuviese loca cuando la encerraron, siempre quedarían responsables padres y hermanos de las consecuencias producidas por la falta de aseo, de abrigo, de aire y de luz que ha experimentado esta infeliz víctima de su saña y encarnizado odio”

Domingo Ferran aipatuari buruz ez dakigu gauza handirik baina dakigunak eramaten gaitu pentsatzera ez zela legendak eman dion giza-eite apaleko – pobrea seinalatzeraino heltzen da Diaz de Arkaiaren liburuan- pertsonaia. Hain zuzen ere, Juan Domingo Meliton Ferrand Zabala 1796an jaio zen Aramaion eta Zalgoko elizan bataiatu zuten. Beraz, hemeretzi urte gehiago zituen Paulak baino. Datu bat: 1856ko abenduaren 17an Aramaioko alkatetzarako zerrendak egin zirenean Juan Domingo dugu herriko zergapekorik handiena, eta 1857rako izendatu zuten Aramaioko alkate ordea.  Bestalde, aurreko aitorpenetatik ondoriozta daitekeenez, ez dirudi Arexolako apaizaren jokaera oso kristaua izan zenik. Goazen, ordea, aurrera, epaiketako fiskalaren eskabidea zein izan zen ikusteko: 
Juan Domingo Ferranen lehen sinadura, alkate orde bezala


“Con efecto, el mismo cura de Arejola, pariente de los Leiva, declara que el padre repugnaba el trato con su hija. El pedáneo de Aréjola dice que la familia no quería hablar de la locura de su hija. La amiga María dice que los de la familia no entraban en la habitación de la loca. El criado Muñoa, que servía en la casa en agosto de 1850, declara que la daban de comer por un ventanuco, que no limpiaban la habitación, no le permitieron verla y oyó que solo tenía una capa vieja. El doctor Lavería declara que hace seis años fue a visitar a la mujer de Leiva, enferma, y solicitó con empeño ver a la hija; que en mayo último en que fue a asistir a una hija de Leiva volvió a insistir en querer visitar a la loca y se incomodó su hermana de la pretensión.

En vano se buscará la verdad en las declaraciones de Leiva, su mujer y sus cuatro hijos; halláranse solo falsedades, contradicciones y aseveraciones que irritan a quien las leen. El padre dice que está loca la Paula hace cinco años y la encerraron hace seis meses, que acometió a las gentes. La madre, que hace ocho años está loca y la encerraron porque se quería escapar; que hasta hace doce meses tuvo un colchón; la hermana, que hace seis o siete años está loca, no obedecía a sus padres, se peinaba sola y que hace un año arrojó los peines, y que hace un mes o dos que le pusieron dos colchones. Otro hermano, que hace siete u ocho años está loca la Paula, la encerraron hace seis porque acometió a la criada y no sabe tuviera avesión a sus padres. Otro hermano, que la daban de comer por el ventanillo y que hablaba con su hermana. Otro hermano, que cada ocho días él y su hermano limpiaban la habitación y la peinaban, y que hace dos meses mudaron la cama y hace quince días la llevó sábana y capote. Y su madre ha tenido el cinismo de decir que no enviaron a su hija a un establecimiento de locos porque decían que los trataban mal. Mas dejemos a estos seres indignos del título de padres y hermanos de la Paula Leiva, y acreedores solamente al de verdugos suyos. 

Tan plenísimamente como aparece justificado el cuerpo del delito, o sea el encierro innecesario, inhumano y crueles tratamiento de obra y lesiones morales y físicas causadas en la persona de Paula Leiva, lo están así bien quienes sean sus autores y cómplices, no solamente por lo que arrojan las diligencias de inspección del lugar, de la salvación de la Paula y demás referidas arriba, sino también de la propia confesión de los mismos reos padres y hermanos de la víctima, que lo son Martín Leiva y Lizarralde, María Manuela Bernaola y Echevarría, como autores principales que han ordenado el encierro y malos tratamientos de la Paula, y de los cómplices sus hijos Juan Martín, Domingo Manuel, Petra y José Miguel Leiva y Bernaola, a los cuales puede acusarse del delito previsto y penado en el artículo 405 y 406 (número 3º) por haber encerrado ilegalmente y causado lesiones graves a la persona encerrada o detenida, o igualmente del que lo está en el 343, por maltratar de obra a otro, resultante como resultan lesiones graves, correspondiendo, si se les juzga por el primer delito la pena de reclusión temporal, y si por el segundo, en lo cual se fija el ministerio fiscal, la de prisión mayor por haber quedado la ofendida demente ( a lo menos en mayor grado que el que se encontraba) e impedida de los brazos y piernas, de cuyo delito les acusa en debida forma, y en atención a que concurren las circunstancias agravantes 1ª y 5ª del artículo 40, por ser parientes y haber aumentado deliberadamente el mal, pide que a los padres Martín y María Manuela se les imponga la pena de prisión mayor en su grado máximo, en cinco años, con las accesorias a todos de suspensión de todo cargo y derecho político durante la condena, imponiéndoseles mancomunadamente a los seis el pago de todas las costas y gastos del juicio cuyo fallo se consulte con el tribunal de Burgos. El juzgado, sin embargo, sabrá determinar lo que mejor procediera en justicia.

Otrosí.  El representante fiscal dice que, al ratificarse los testigos en el término de prueba, se reserva hacer las preguntas convenientes. Otrosí, dice que si en el término de un año no fuese curada la Paula Leiva por los facultativos que la asisten o la asistieren conviene que el juzgado, bajo de suya tutela se halla, disponga se la traslade al mejor hospital de dementes de España, donde se la trate con la consideración que permita la buena fortuna de sus padres, sobre la que se asignará la pensión correspondiente, lo mismo que en el caso de que se cure, a no ser que ella libre y espontáneamente manifestase deseos de volver a casa. 

Otrosí: el promotor dice que podrá convenir mucho que en el término de prueba se celebre una entrevista de Martín Leiva y su mujer con su hija Paula, con el objeto de ver si los reconoce, consignándose lo que resulte en la diligencia que se extienda. El Juzgado. Vitoria, 27 de abril de 1854. José de Arana” 

Honaino  “La España” egunkariak publikatu zuena. Irakurketatik atera ahal izan dugunez, Paularen zoritxarra ezaguna zen Aramaion. Medikuek bazekiten Jauregi Txiki baserrian emakume hura entzerratuta zeukatela. Apaizak berak ere gauza berdina. Lagunak, morroiak, auzokoak …  Juan Domingo Ferran bera ere; denak jakin gainean zeuden. Zer dela eta horrenbeste madarikazio erori zen Paularen gainera?  Gaurko kronika honek ez du ezelako moralkeria atera nahi baina justiziakoa iruditzen zait bortizkeria guztien kontrako ahotsa altxatzea, krudelkeria eta hipokresiaren aurka. 

Epaia amaitu zen eta, ikusi dugunez, fiskalak kartzela eskatu zuen gurasoentzat. Nola amaitu zen auzia? Beste iturri hobeagorik ezean, Jesus Mari Elejalderen “Ayer y hoy del Valle de Aramaiona” liburura jo dut eta bertan irakurtzen dugu: 

“El Juzgado de primera instancia de Vitoria ha pronunciado ya su sentencia en este ruidoso proceso, condenando a Martín a cuatro años de presidio menor, y a su mujer e hijos a dieciocho meses de presidio correccional” 

Epaiketaren osteko gertaeren soka 
 Pedro Martin ugazaba boteretsuak bere askatasuna diruz erosi bide zuen eta hamarkadatan Aramaion komentatu zen “anega erdi urre” ordaindu behar izan zuela. Kondenatutako guztiak Arexolara itzuli ziren, aske. Manuela ama 1858an hil zen. Jose Migel semea apaiz egin zen. Pedro Martin, berriz, 1862an zendu zen. Eta Juan Martin semea, maiorazkoa, amaren jatorri bereko Tomasa Jacoba Bernaola Olabarria  lehengusin dimatarrarekin ezkondu zen 1886an, 69 urterekin.  Ia-ia berrogeita hamar urteko diferentzia ateratzen zion emazteari. Hala ere, bikoteak hiru seme-alaba izan zituen, nagusiena Juan Martin, 1888an jaioa, Arrasatera bizitzera aldatu zena. 

Arexola: ikuspegi orokorra
Eta azken hori, Juan Martin Arexola-Leiba Bernaola, udal karguetan aritu zen, herriko alkate izateraino helduz, 1916-1917 urteetan. Arrasaten hil zen, ezkonge, 1923ko otsailaren lehenean. Berari buruz esan zuen Gasteizko prentsak biharamunean: “Perteneció el finado a familia de noble abolengo del valle de Aramayona” Hitz bat ere Pedro Martinen biloba zela esateko. Juan Martinen oinordekoek – Dimara ezkondutako Aurelia arrebaren seme alabek- iragarki bat jarri zuten egunkarietan, 1923ko apirilean: 

Se venden. En Mondragón: la casa nº 9 de la calle del Medio; la casa nº 18 de la calle del Medio; la casa  nº 6 de la calle Iturrioz; Casería “Zarugalde” en la calle de San Agustín nº 9.
En Aramayona: Casería llamada “Bengochiqui” en Arriola; casería llamada “Laballa” en Arriola; casería llamada “Jaureguicoa” en Arriola; casería llamada “Jauregui-Chiqui” en Arriola; casería llamada “Cantalcua” en Arriola; monte en el término “Gachecoarrua” en Albina” 

Hauxe izan da, labur bilduz, Paula Leiba (Arexola-Leiba) gizaraxoaren istorioa. Denboraren distantzia arren, inor hotz uzten ez duena.

Argazkiak: JMVM, "Inventario de Arquitectura Rural Alavesa. I. Valle de Aramayona" liburua