ekaina 12, 2024

ARRASATEKO JAI NAGUSIAK. 1893


XIX. mendeko Arrasateko jai nagusiei buruzko erreferentziarik mamitsuenak Miguel Madinabeitiari zor dizkiogu. Ez dira beste munduko deskribapenak baina Madinabeitiak bere kroniketan bestelako helburua bazuen ere, guri baliagarriak zaizkigu historikoki muga batzuk jartzeko herriko ospakizunen inguruan. Burua XIX.aren amaieran kokatu behar dugu eta gizarte txiki haren gaineko irudia hurbilagoa egiten zaigu Arrasateko kronikalariak utzitakoarekin. “El Noticiero Bilbaino”ren 1893ko ekainaren 27ko edizioan publikatu zuen Miguel Madinabeitiak ondoko erreferentzia urte hartako jaiei buruz. Irakur dezagun: 
Zezen plaza, 1886ko San Juan jaietan inauguratua

“También aquí tenemos por nuestro patrono al gran precursor de Cristo, San Juan Bautista, y las fiestas que acaban de celebrarse en honor suyo han resultado animadas y concurridas, como en años anteriores.

Un hijo mío, alumno libre, que en menos de cinco años ha terminado la carrera de Filosofía y Letras, y obtenido el grado de Licenciado en la Universidad de Zaragoza, me decía poco há: “Es muy probable que los ejercicios se verifiquen el día 24 por la mañana, cuando ustedes estén escuchando las armonías de Balerdi y los sonoros períodos de algún panegirista” Y así ha sucedido, en efecto” 

Madinabeitiak bere kronikaz baliatu da semearen gaineko aipamena egiteko. “El Noticiero Bilbaíno”ren irakurleek bazekiten harrez geroztik, Madinabeitia seme bat zuela filosofian lizentziatua. Miguel semeari zegokion ohorea, lehenago  -nire irakurleek agian gogoratuko duten bezala- Gasparrekin egin zuen moduan. Baina goazen aurrera 1893ko San Juanen gaineko kronikarekin: 

“Por la víspera, la solemne Salve en re menor y a cuatro voces del eminente maestro Eslava. La misa mayor del santo titular en re menor también, y a tres voces del maestro Rossi, a pesar de las malas condiciones acústicas del templo, produjo un grandioso efecto, habiendo contribuido a este esplendor la cooperación del beneficiado, tenor por oposición de la catedral de Tuy, D. José Uriona, que vino expresamente a cantar aquí su primera misa el inmediato día 25, con el concurso de sus padres, hermanos y parientes. Este joven y distinguido tenor cantó en el ofertorio el “Paráfrasis de Job” romanza de tenor de Eslava, y en el alzar el “Benedictus” de Weber. La función del día 25, con motivo de la nueva misa del expresado Sr. Uriona, fue solemne y concurrida” 

Ez dut jakin ahal izan zein zen Uriona hori. Abeslari eta meza emale berriaren inguruko albiste bakarra, askoz geroago, XX.aren bigarren hamarkadan aurkitu dut, Uriona Tui katedraleko tenorea zela zioena. Segi dezagun, beraz, Madinabeitiarekin:

“Las funciones profanas, como digo al principio, han estado animadas y concurridas, pero la imparcialidad de corresponsal me obliga a decir que, con la erección de la plaza de toros, han perdido algo de aquel carácter tradicional que antes tenían. No obstante, las novilladas se han verificado con toreros de profesión traídos de Madrid, y con ganado de Lastur, habiendo hecho la empresa por agradar al público todo cuanto era compatible con sus recursos. La presidencia de la plaza se brindó al querido amigo nuestro D. Victor Azcoaga, conocido médico de San Sebastián, que había venido a rendir tributo a su pueblo nativo y visitar de paso a los parientes y amigos.

Los fuegos artificiales, particularmente los de la primera noche, agradaron al público, como todo lo que procede de la renombrada casa de la Sra. Viuda de Aguirre (a) “Canuto”, de Vitoria. De noche la plaza amenizada por la banda de tamborileros y la música de la villa fue un lleno completo, a pesar de que falten del pueblo,  cuando menos, treinta agraciadas jóvenes que salen la temporada de baños a prestar sus servicios en los establecimientos. ¡Allí hubiera yo querido ver a los alcaldes de Zumaya y de Beasain, cómo se las arreglaban para suprimir el vals!

Por fortuna, los tres días de San Juan se han deslizado sin el más leve conato de alteración del orden público, y eso que las sociedades, cafés y tabernas permanecieron abiertas hasta aquello de poder decir cuius regni non erit finis" (1)

        (1)    bere erreinuak ez du amaierarik izango

Argazkia: Mendia bilduma

ekaina 05, 2024

ARRASATE EURIPEAN. 1895. TRINIDADEKO URAK



Kontzezinoko komentura (ezkerrean) heldu zen ura
Uholde historikoak izan dira historian zehar Arrasaten, kalte material eta baita hildakoak utzi dituztenak. Gaurkoak, berriz, arinki zauritu zuen herriaren martxa eta ez zuen nire arreta irabaziko Miguel Madinabeitia kronistak  bere idazkietan jaso izan ez balu. “La Voz de Guipúzcoa”ra idatzi zuen egunkariaren herriko korrespontsalak 1895eko ekainaren 9an bertan, igandea: 

“Estando celebrándose los remates de arbitrios a cosa de las cuatro y media de esta tarde, se ha observado de repente en el salón de actos un movimiento que presagiaba algo de aterrador, y en
efecto, una manga de agua, traidora si se quiere, porque el día estaba casi sereno y que ha debido bajar desde Salinas de Léniz, ha inundado la fábrica de cerrajería, el prado de Zaldivar y sus alrededores, arrastrando consigo árboles corpulentos y otros objetos cuya vista causaba espanto en el numeroso público que se ha agolpado a contemplar la avenida. Los barrios que divide el río Deva han quedado por consiguiente incomunicados con el resto de la población. 

El golpe de vista que presenta la vega de Mondragón contemplada desde el alto de Inchaurrondo, es espantoso, y las hermosas y bien cultivadas huertas que radican a orillas del Deva han debido sufrir sensible daños. Recuerdo, como si fuera hoy, que la avenida del 30 de junio de 1834 fue mayor, porque entonces las aguas lamían el muro o portal de Iturrioz, mientras que hoy no han avanzado más acá de la puerta de la iglesia del convento de la Concepción, esto es, unos 40 metros menos que hace 61 años. A la hora en que escribo, seis de la tarde, la inundación decrece y quiera Dios que no tengamos que lamentar alguna desgracia personal 

Biharamunean beste idazki bat bidali zuen Madinabeitiak egunkari berdinera, informazio zehatzagoa eskainiz: 

“La precipitación con que escribí ayer por aprovechar el correo, me hizo incurrir en el error material de decir que la manga de agua que produjo la inundación, había descargado en Salinas de Léniz, siendo así que lo fue en el Valle Real del mismo nombre, y jurisdicciones de Arechavaleta y Escoriaza. Por desgracia, los sucesos son de más consideración de lo que yo me había figurado en un principio, los destrozos causados en ésta por la avenida de ayer en heredades y huertas, así como también en la fábrica de cerrajería de los señores Bergarajáuregui, Rezusta y Cia., que no podrá funcionar en unos días, con grave perjuicio de la empresa y no menor de los obreros, que acostumbran a echar el resto en esta quincena para procurarse algunos ahorros con que pasar las fiestas de su patrón San Juan Bautista. 

Además, la riada ha arrancado de cuajo un puente vecinal llamado de Zalduzpe, construido en 1884, y destrozado en mucha parte el llamado de la Concepción, que sirve de tránsito a la fuente pública de dicho nombre. No ha habido, por fortuna, desgracias personales que lamentar” 

Euri jasa haiei “Trinidadeko urak”  esan zitzaien Arrasaten, ekainaren 9an Trinidadeko jaia ospatzen baitzen igande hartan. Istorioarekin amaitzeko, diodan “El Noticiero Bilbaino” egunkariak ere eman zuela ekainaren 11an euri jasaren berri, “Q” hzikiaren atzean ezkutatzen zenaren bitartez. Bilboko egunkari horren korrespontsala ere izan zen Madinabeitia urtetan. Miguel eta “Q” hura berdinak al ziren? Gutxi gora behera zehaztapenetan bat etorri ziren bata eta bestea. “Q”-k, ordea, Madinabeitiak eman ez zuena gehitu zuen bere kronikan: 

“En una casería penetró el agua hasta la cocina, donde alcanzó un nivel de dos metros, Fue preciso sacar de la casería algunas vacas para que no perecieran ahogadas” 

Ziurrenik, aipatutako baserri hori "Popillo" ala "Ortuoste" izango zen,biak - elkarren ondoan- Deba errekako goierara


 ARRASATEKO UHOLDEEI BURUZ GEHIAGO:
 

Argazkia: Mendia bilduma

maiatza 29, 2024

ARAMAIOKO HILERRIA, 1855 (2tatik bigarrena)


Ikusten genuen aurreko batean Aramaion prozesu erabakigarriari ekin ziotela 1855eko otsailean herriko kanposantuari zegokionez. Arabako gobernadorearekin izandako gorabeherek tentsioan jarri zuten herria bera, interesak diferenteak baitziren kaletarrentzat edo auzokoentzat. Ikus dezagun nola zegoen auzia 1855eko uztailaren 29an, udaletxera gobernadorearen beste idazki bat heldu zenean:



“En comunicaciones del diez y seis de febrero y veinte y dos de marzo últimos se encargaba a esa corporación que, arbitrando fondos de la manera que creyese más conveniente y menos gravosa a los intereses de ese valle, procediese a la construcción de un cementerio en el terreno más apropósito y de mejores condiciones higiénicas.

Poco celosa por el bienestar de sus administrados, ha eludido el cumplimiento de mis disposiciones bajo frívolos pretextos, pero decidido como me hallo a que una medida de tanta transcendencia se lleve a debido efecto, me dirijo a Vmd. como presidente, para que sin excusa ni pretexto alguno den cumplimiento a mis órdenes, conminándoles con la multa de quinientos reales de vellón que haré efectiva de sus bolsillos particulares si en el término de quince días no me dan parte de haber subastado la construcción del cementerio.

Dios guarde a Vmd. muchos años. Vitoria Julio veinte y cuatro de mil ochocientos cincuenta y cinco. Cenón María Aduna. Sr. Alcalde de Aramayona.

Y en su vista el Sr. Presidente dijo que el Ayuntamiento carecía absolutamente de fondos para la construcción de los cementerios y que su voto era que cada uno de las parroquias o anteiglesias construyesen dichos cementerios a cuenta de los fondos de la parroquia o respectivas fábricas, pues que la Anteiglesia de Azcoaga había empezado a construir el suyo bajo este método, o sea a costa del vecindario de la misma anteiglesia, y que por los mismo el cementerio de esta población principal de Ibarra hiciese también su feligresía, bien de los fondos de la parroquia o como mejor le pareciese a los feligreses, y que si creían que el cementerio actual tenían bien podían dirigirse contra los que se han quejado al Sr. Gobernador para que se haga su traslación, pues que esta población principal de Ibarra no tenía más derecho a que su cementerio fuese costeado de fondos arbitrados por el Ayuntamiento que las anteiglesias, y que como lleva dicho, estas hiciesen también por sí y así mismo la indicada Parroquia de Ibarra, según el pareciese más conveniente.

Y el Sr. Procurador Síndico dijo que se conformaba con lo expuesto por el Sr. Alcalde; y el primero, tercero y cuarto regidores dijeron que el Ayuntamiento carecía de fondos y del mismo modo la fábrica de esta población principal de Ibarra, y que así era que ellos no habían pedido fondos por ahora al Ayuntamiento, y que la Anteiglesia de Azcoaga tenía fondos para construir el cementerio y que esta población principal de Ibarra tenía construido su cementerio y que no sabían quiénes eran los que se habían quejado al Sr. Gobernador sobre dicho cementerio, el cual se construyó hace sobre veinte y ocho años y no había habido ninguna queja hasta ahora, y que era también su voto que se renovase la actual Junta de Sanidad y que nombraban desde ahora por individuos a D. José de Lavería y Basaez, médico titular de este valle, D. José Raimundo de Orbe, cirujano del mismo; D. Santiago de Arejola, cura párroco de esta población principal de Ibarra; D. Pedro Luis Ferrán, presbítero beneficiado de la misma; D. Juan de Ferrán, D. Juan de Urduña, propietarios; D. Francisco Lezarri y D. Paulino de Garay, primeros y terceros regidores; y D. Atanasio de Echevarria, secretario de este Ayuntamiento.

Y el Sr. Presidente y Procurador Síndico añadieron que ellos eran feligreses de la Anteiglesia ya referida de Azcoaga, y que para construir el cementerio que habían principiado ya no sólo tenían que echar mano de los fondos de la parroquia, sino que aún tendrían que causar un reparto entre los feligreses de la misma, y que el nombramiento de la Junta de Sanidad que se acababa hacer era para que tomasen las medidas convenientes sobre limpieza, pero no para que pudiese disponer que sobre el arte del nuevo cementerio de esta población principal de Ibarra pudiese gravar a las demás anteiglesias y que en atención a que vivía en dicha Anteiglesia de Azcoaga, distante más de media hora de esta población principal de Ibarra, añadió el Sr. Alcalde que nombraba para presidir la Junta de Sanidad al primer regidor D. Francisco de Lezarri, para los casos en que por razón del temporal u otras ocupaciones no pudiese bajar” 

Auziak aurrera segitzen zuen. Jarrerak kontrajarriak zeuden eta kaletarrek eta auzotarrek diru arazoak zituzten obra berriei ekiteko. Urte bereko abuztuaren 5ean, berriz eztabaidatu zuten gaia udal plenoan. Ikusten den moduan, alkatea ez zen kaletarra, eta auzoen interesak defendatzen zituen, hain zuzen ere kaletarrei interes propioko jarrera egotziz: 

“Se dio cuenta de una comunicación de la Junta de Sanidad de este Valle, en que participaba que en vista de las comunicaciones del Sr. Gobernador de esta provincia del 16 de febrero, 22 de marzo y 24 de julio últimos, había acordado que el actual cementerio de esta población principal de Ibarra, se trasladase al antiguo de Zalgo y que su coste, calculado en mil cuatrocientos reales, se pagase por mitad de los fondos del Ayuntamiento y de la feligresía de la referida población de Ibarra, en atención a que en el cementerio de esta población se enterraban continuamente cadáveres de enfermos de todas las demás anteiglesias, que por ser pobres se acogían al Hospital general situado en la referida población.

Y en su vista el Sr. Presidente dijo que era su voto que no se podía acceder a la pretensión de la Junta de Sanidad, en cuanto pedía que se costease de los fondos del Ayuntamiento la mitad del coste de la habilitación del antiguo cementerio de Zalgo de esta población principal de Ibarra, pues que su total coste debían verificar los feligreses de dicha población, supuesto que el Ayuntamiento estaba pagando un cinco por ciento de rédito de las deudas que tenía y que para cubrir el importe de dichas deudas y el valor de la habilitación del antiguo cementerio se impusiese desde 1º de octubre próximo cuatro maravedíes por azumbre de vino común, hasta cubrir dichas deudas y coste de la habilitación y que además las parroquias de la insinuada población de Ibarra tenía cierta parte en el arbitrio que se exigía al aguardiente del valle y que absolutamente no había ningún otro medio para cubrir las expresadas deudas del valle y coste del camposanto que el mencionado arbitrio de cuatro maravedíes en azumbre de vino. 


Y el procurador Síndico dijo que se adhería a lo opinado por el Sr.Presidente. Y el 1º, 2º y 4º Regidores dijeron que aprobaban lo acordado por la Junta de Sanidad, no sólo en cuanto a la traslación del actual cementerio de Ibarra al antiguo de Zalgo, sino también en cuanto al medio propuesto para que el coste de su habilitación se haga por mitades de los fondos del Ayuntamiento y de la feligresía de Ibarra, pues que esto era muy justo en atención a que el cementerio de la dicha población de Ibarra no era propio y exclusivo para los habitantes de la misma, sino que como en la referida población principal estaba el Hospital general del valle, continuamente eran acogidos a él muchísimos enfermos de las ocho anteiglesias que además hay en este valle, y los muchos que morían en dicho Hospital eran enterrados no sólo en el repetido cementerio de Ibarra sino que aun la cera que se gastaba en las exequias fúnebres que siempre se les hacía costeaba la parroquia de la misma, y que además las rentas estaban incluidas en el presupuesto y que el arbitrio de los cuatro maravedíes que se proponía era muy perjudicial y gravoso, y no había necesidad de ello, y que la parroquia ahora estaba haciendo las obras interiores de ella a plazos y que era muy acreedora.

En este estado, el Sr. Presidente añadió que los referidos cuatro regidores eran feligreses de la misma población de Ibarra y que eran interesados en la defensa que habían hecho y que por lo mismo ésta era nula. Y dichos señores regidores dijeron que ellos, si bien eran feligreses de la parroquia de Ibarra, no miraban exclusivamente a los intereses particulares de la misma, sino a los generales del valle, sin que para ver su franqueza no tenían que aducir más razones que las que llevaban expuestas. Y que si se quería pagar las deudas que se podían arbitrar otros recursos sin gravar con nuevos arbitrios al vino, que era muy gravoso a los pobres, como artículo de primera necesidad, y expuesto a haber un alboroto por la imposición de otro arbitrio.

Así bien acordaron todos los señores constituyentes que se oficiase a los mayordomos de las anteiglesias de este valle a que sin demora alguna construyesen sus camposantos”

Argazkiak: Urtzi G.

LEHEN EKARPENA

maiatza 22, 2024

FRANTZISKO ESTEIBAR, ITSAS ALMIRANTE ARRASATEARRA

Blog honetan Arrasateko gehienontzat ezezagunak zitzaizkigun pertsonaia batzuen berri eman dut urte hauetan. Eta gaurkoan XVII.era egingo dugu jauzi, Arrasaten jaiotako pertsonaiarekin Filipinetaraino heltzeko. Begira:

Esteibartarren Eskoriatzako etxea

“Admiral Francisco de Esteyvar, commander of his Lordship's company of arquebusiers, was made commander of this galley. He was a soldier of well known bravery …”

Horrela irakur daiteke “The Philippine Islands. 1493-1898” liburuan gaurko gure gerlari arrasatearrari buruz. Itzulita:

“Frantzisko Esteyvar almirantea, erregeordearen arkabuzarien komandantea berau, galeraren komandante izendatu zuten. Bera oso soldadu ospetsu eta adoretsua genuen, eskarmentu handikoa, eta almirante bezala – uharte hauetara heldu zeneko titulua- holandarren alturara ihardun zuen. Galerari lau bergantinek laguntzen zioten, fusilez ondo hornituak, brankan kanoi bana zeramatenak …” Horrela irakur daiteke “The Philippine Islands. 1493-1898” liburuan gaurko gure gerlari arrasatearrari buruz.

Frantzisko Esteibar izena ezaguna bazitzaidan ere, aitortu behar dut duela gutxi arte zokoratua nuela, ez ahaztua. Beste lanek eragozten zidaten gizon horren arrastoaren atzetik abiatzea. Baina Jose Antonio Unzalu adiskide atxabaltarrak piztu zidan gogoa Esteibarren nortasunean murgilketa txiki bat egiteko, eta hona hemen, beraz, gaur idatz dezakedana, oso gauza berri gutxi atera ditudala aurreratu behar dudan arren. 

Aurrenik, Juan Carlos Guerraren “Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa”ra jo nuen eta ondokoa berari zor diot:

Juan Esteibar, Señor de la casa solar de Esteibar, v. de Es­coriaza, 1533. Casado con María Pérez de Iraeban, tuvo por hijos a Celedón y Juan de Esteibar. Celedón sucedió en la casa solar y tuvo en su mujer Juana de Ascarretazabal por legítima hija y sucesora a María Pérez de Esteibar, y ésta, casada con Melchor de Ibarzábal, a Francisca, que sucedió en Esteibar y casó con Cristóbal de Zaloña. Juan, el segundo de Esteibar, casado con María Saez, tuvo a Pedro de Esteibar, que casó con María Andrés de Vergara, vecinos de Mondragón, padres de D.ª  Antonia, D.ª  Mariana y D. Francisco de Esteibar

Arrasateko parrokiaren bataio-liburuan irakurtzen den moduan, 1608ko otsailaren 24an jaio zen Frantzisko Esteibar Bergara; gurasoak arrasatearrak ziren. Ez dakigu ezertxo ere Frantziskoren gain, handik zenbait urtetara Filipinetan agertu arte. Baina pentsatzekoa da, XVII.eko jendearentzat ohi ziren ofizioetatik armadakoa hautatu zuela berarentzat eta itsas-soldadua izateak Filipinetataraino eraman zuela, beste zenbait tokitatik igaro ondoren. Eta itxura denez, ez zuen denbora alperrik galdu, eskala militarrean aurki iritsi baitzen goiko karguetara, ohorea… eta sos handiak ahalbidetu zizkiotenak. Espainiako Erret-Akademiaren web orrian irakur daiteke:

“Francisco de Esteibar. Era maestre de campo y mandó las fuerzas terrestres y marítimas de las islas Filipinas por espacio de veinticinco años. Participó en las guerras contra los chinos y sus aliados ingleses”

Filipinak, 1600eko mapa batean

Beraz, Filipinetara ailegatu baino lehen Frantzisko Esteibarrek ongi trebatua zeukan gerretan bere besoa, eta Felipe IV.aren aginduetara burututako balentriek oihartzuna izan zuten gortean. Arrasatearrari ez bide zion pultsuak dardara egiten. Horretarako zen soldadu, militarra. Datu bat aurkitu dut Molukas uharteei dagokiena, eta bertan irakur daitekeenez, Ipar Molukasetako Ternate plazako gobernadorea izan zen Frantzisko Esteibar Filipinetara joan baino lehen. Hala izan zen?

 

Gauza da, arrasatearraren gaineko albiste gutxi bakanak Filipinetan sortzen direla, eta aurrenetakoa Manilako Batailak bezala ezagutzen direnen barruan ematen da. Egia da garai hartan holandarrak Zamboango eta Ternateren artean ibiltzen zirela, espainiarrei erasoak behin eta berriz eginez, eta Filipinetako itsas-armada espainiarra askotan zatitu egin behar zela, fronte guztietara iristeko.  Gero ikusiko dugu Zamboangoko gobernadore egin zutela Esteibar. Izan al zen lehenago Ternaten?

 

1646 urtea zen. Holandarren kontrako laurogei urtetako gerra luzean kokatu behar da Manilakoa, eta kronikek diotenez gure herrikidea bere jarrera oldarkorrean nabarmendu zen. Ehun gizonez osatutako galera baten buruzagitza eman zitzaion Frantzisko Esteibarri eta gainera lau bergantinen gaineko ardura. 1646ko urriaren 4 genuen eta honela irakurtzen dugu Manilako Batailaren bosgarren eta azken borrokaren gaineko kronikan:

 

“… Kortsario holandarrei ihesa beste biderik ez zitzaien geratu. Haizea geratu egin zen eta Esteybar almirantea eraso egin zion itsasontzi nagusiari, behin eta berriz disparatzen ziola… Baina gaua egin zen, haizea hasi zen jotzen eta holandarrek alde egin zuten. Esteybarren itsasontzian ez zen hildakorik izan”

 

Holandarrek galdutzat eman zuten bataila hura eta Filipinak bereganatzeko asmoari agur esan zioten. Espainiarrek, berriz, Errosarioko Ama Birjinari egotzi zioten bataila haren arrakasta. Ez hori bakarrik: 1652an Elizak mirakulutzat hartu zuen holandarren aurkako garaipena eta Espainiak uharte haiek XIX. mendean galdu arte urtero ospatu zuten zeruko bitartekotza.

 


Esteybarrek gora egin zuen militar eskalan eta Mindanao uharteko Zamboanga itsas-hiriko gobernadore izendatu zuten 1656ko abenduaren 2an. Bertatik ere sarritan abiatu behar izan zuen arrasatearrak uharteko biztanleen eta kanpokoen erasoei aurre egiteko. Hala, Filipinetako “moro”en kontrako espedizio baten buru izan zen.  Mindanao Unibertsitateko Emmalyn Catubigen “Spanish conquest in Lanao” ikerketan irakurtzen da: 

It was only in January 1658, that Esteybar was directed to capture the Sultan’s capital in Maguindanao. Before attempting this the Spaniards sent an expeditionary force to reduce Datu Amatunding of Butig, the faithful brother in law of the Sultan, burning rice fields and destroying everything that lay in their path. It was on this expedition that the town of Butig was destroyed including many vessels and a great quantity of rice… The impact of these early Spanish expeditions among the minds of the Moros in Mindanao reinforces their hostility and suspicion against the Spanish government and Christianized natives”

 Suntsiketa, birrintzea, miseria, gorrotoa… gerraren ondorioak, alde batetik, eta, kasu honetan bizirik ateratzen ziren okupatzaileentzat, berriz, ohore… eta aberastasuna. Filipinetan segitu zuen Frantzisko Esteibarrek, militar ekintzetan, eta honakoak ere irakurtzen ditugu:

 “En 19 de Enero del 1659 Esteibar, que recorría las aguas de la Sabanilla con dos caracoas, ataca y rinde un gran navío holandés que protegía á una escuadrilla de mahometanos. A continuación, y aprovechando el entusiasmo que este hecho produjo en su gente, cargó sobre Buhayen, obteniendo completa victoria, sin conseguir que el temido Corralat admitiese combate…"

 “Led by their master-of-camp, Cachil Duco, the Mardicas were recruited along with a company of Japanese from Dilao (now Paco) and a group of "creole negroes" to aid the Spaniards in quelling the Malong rebellion which raged in Pangasinan from late 1660 to early 1661. The Mardicas figured prominently in the campaign at Binalatongan as they aided the Spanish troops of General Francisco de Esteybar in pursuing Malong's forces, forcing the latter to retreat into the mountains”

 

Mertzenarioak, edozein jatorri eta arrazatakoak, gerra guztietako osagarriak izan


dira, eta Filipinetan ezin zitekeen gutxiago izan. Esteibarren aginduetara giza-mosaiko zabalak ihardun zuen. Bere laguntzaileen artean Arrasateko loba bat izan zuen, Antonio Zenika Esteibar, bere arreba Marianaren semea, hain zuzen. Antonio Zenika Okendo goi mailako sendiko arrasatearrarekin zegoen ezkonduta Mariana Esteibar. Zenika Esteibar 1661ean heldu zen Filipinetara, konkretuki Cavite itsas-herrira, eta bertako presondegian aritu zen. Galeoietako armadan engaiatu ondoren Filipinetatik Mexikora aldatu zen, bere osaba Frantziskorekin batera.

 

Hori 1667an gertatu zen, San Diego galeoian egin zutela bidaia. Frantzisko gure gaurko pertsonaiak 1668ko maiatzaren 22an egin zuen testamentua eta handik urtebetera Arrasaterako bidea hartu zuen, baina 1669ko uztailaren 18an Veracruzen hil zen, sukarrak jota. Juan Carlos Guerraren aipua da, bere “Ensayo de un padrón histórico de Guipúzcoa”: 

 

“En el libro de finados de la parroquia de San Juan Bau­tista de ella, aparece consignada su muerte en los términos siguientes: «El Maestre de Campo General D. Francisco de Esteibar sirvió a S. M. en las Philipinas con puestos relevantes en veinticinco años en guerra viva, así por mar como por tierra, contra los chinos y enemigo inglés; en que dio a Su Majestad muchas victorias, defendiendo las islas Philipinas y las tierras y lugares que el chino y el inglés se las tenía ocupadas y en ellas habiendo entablado su mala secta; conquistándolas todas, hizo predicar la Santa Fé Católica y en ella instruyó a la gente, en que gastó tiempo, asistiendo personalmente por los lugares conquistados.

Y, viniendo para esta villa, en el puerto de Vera Cruz, en la Nueva España, murió a 18 de Julio del año pasado de 1669, y, sabida su muerte en esta villa a 28 de Fe­brero de este año de 1670, su hermana D.ª Antonia de Estei­bar, el domíngo 16 de Marzo de dicho año 1670 y los días siguientes, le hizo Honra mayor con su novena y pan de dos libras al día. Testó, pero no se sabe lo qué, y viniendo su so­brino el Sargento Mayor D. Antonio de Cenica y Esteibar, que es a cuyo cargo está el testamento y la hacienda, se atienda” 

Testamentua dela eta, Juan Carlos Guerrak ere ematen du horren zeharkako berri, eta gerrako negozioak batzuei irabaziak ahalbidetzen dizkiela geratzen da garbi ondokoa irakurrita: 

“En el pleito que se siguió con motivo de su herencia, se en­cuentran curiosos detalles acerca de la vida y costumbres del General Esteibar, que fué a la vez caudillo valeroso y bien­hechor espléndido; uno de los hombres más opulentos y fas­tuosos de su tiempo. En su casa hasta los esclavos comían en platos de plata, por no gastarse en ella otro metal que oro y plata. Adelantaba sus pagas a los soldados por veinte mil pesos cada vez y daba limosnas a los Hospitales por cincuenta mil pesos. Instituyó obras Pías en su testamento, otorgado en México a 22 de Mayo de 1668, ante el Escribano Real Fer­nando Vehedor, del que existe testimonio en el Registro de Antonio de Celaa, escribano de Mondragón, correspondiente al año 1672" 

 Frantzisko Esteibar Bergara ezkonge hil bide zen, hirurogeita bi urterekin. Baina ez dakigu seme alabarik utzi ote zuen. Dena den, lantxo honetarako datuen bila,  bitxikeria iruditu zaidan datu batekin egin nuen topo. Gorago aipatu dudan Ipar Moluketako Ternate plazako gobernadorea izan zela dioen datua dela eta, galdera ikurra jarri dut, nire zalantzak baititut. Baina, bestalde, ondoko aipu bat aurkitu nuen ikerketa lan batean: 

“Below are the original seven Mardicas families who transferred from Ternate Island, Moluccas, Indonesia to the Philippines: 1.) De la Cruz 2.) De León 3.) Estéibar 4.) Nigoza 5.) Niñofranco 6.) Pereira 7.) Ramos 

Espainiarrek Ternatetik 1663an alde egin zuten eta Filipinetara berrehun bat sendi heldu ziren, euren artean mardikak, esklabu ohi kristautuen giza komunitatea, alegia. Ez al da harrigarria haien artean Esteibar abizena izatea? 

Honaino Arrasateko Frantzisko Esteibar Bergararen historia txiki bat. Agian arrastoari segituz, aberastu ahalko litzateke gizon haren ibilbidea. 

Argazkiak: Jose Antonio Unzalu, Wikipedia