miércoles, 17 de octubre de 2012

ERDITZEA 1850eko ARRASATEN


Medikuntzaren gaineko historia idatzia ez da gaurkoa. Antzinako zibilizazioek jakin bazekiten nola transmititu beren ondorengoei osasunari buruzko ezagutzak, eta gure artean ere ez dira gutxi –ez hain zaharrak, jakina- guganaino iritsitako lekukotasunak. Gaurko idazki honetan horietako baten gain aritu nahi dut, gure historia txikiarekin baitago erlazionatua. Gainera, XIX mendean Arrasaten zen medikuntzaren maila ulertzeko balio dezakeelakoan nago.

Madrileko “Boletín de Medicina, Cirugia y Farmacia” aldizkariak artikulu interesgarri bat eman zuen argitara 1852ko urtarrilaren 11an. Obstetrizia sailean, “Varias observaciones de partos artificiales” titulupeko idazki luze bat ageri zen, Romualdo Saenz Quintanilla Arrasateko bigarren mailako zirujauak sinatua.

Saenz medikuak 1849-50 tartean atenditu zituen sei erditzeren berri eman zuen bere txostenean, lau kasutan umearen jaiotza arrakastatsuarekin bukatu zutela eta beste bietan fetu edo umearen heriotzarekin. Sei kasuetan erditze minetan zeuden emakumeen izenak ematen ditu Saenzek. Halaber, bi kasutan herriko medikua zen Juan Carlos Guerraren laguntza zuzena izan zuen zirujauak.

Seiak ez baina Sanzek deskribatzen dituen kasuetako biren transkripzioa egin nahi dut hona. Erditzea ondo amaitu ziren horietako bati dagokio lehena. Eta 1850eko urtarrilaren 17an gertatu zen. Irakur dezagun:

“ Segunda posición de la espalda izquierda (céfalo-ilíaca derecha) Versión incompleta. Terminación feliz.
El día 17 de enero de 1850 fui llamado sobre las diez de la mañana para asistir a un parto de B.I (1) madre ya de tres hijos, de 34 años de edad, de constitución delicada y temperamento linfático-nervioso. Se me dijo que toda la noche había tenido dolores vagos pero que desde las seis de la mañana le atormentaban bastante. Pasé al reconocimiento y noté formada la bolsa de las aguas y el cuello de la matriz bastante dilatado. Los dolores continuaban con bastante intensidad, por lo que, y no pudiendo a punto fijo cerciorarme de la posición del feto traté en una de las contracciones de romper la bolsa con los dedos, lo que no me fue imposible.

En el momento en que se evacuaron las aguas reconocí y me encontré con la mano izquierda de la criatura fuera ya de la vulva. Después de algunas tentativas infructuosas para introducir el brazo, me pareció lo más prudente hacer la versión podálica sin perder un momento, y sin que notase nada la enferma de la posición en que se encontraba. Puse a su esposo en cuenta por lo que podía suceder y puesta la enferma como acostumbro para su reconocimiento, esto es, de pie recostada sobre una cama, introduje mi mano correspondiente, sosteniendo con la otra la de la criatura, y cuando iba a buscar los pies me tropecé con una ingle; tiro y me encuentro que en dos minutos tengo fuera la criatura en posición de nalgas. Al poco tiempo se terminó el parto y el puerperio fue bueno”

Zorte txarreko erditzeetatik zehazkizun batzuk atera nahi ditut, garaiko testuingurua hobeto uler dezagun. Aurreneko kasuan, umekia hilda zegoen medikua andrearen etxera iritsi baino lehen. Emakumeak, Udala auzoko baserri batean bizi zena,  43 urte zituen eta zortzigarren erditzea zen berarentzat, Saenz medikuak idatzi zuen:

“De los siete partos anteriores en tres ha salido la criatura muerta, cuya causa no la he podido averiguar, por haberla siempre asistido una de las muchas mal llamadas comadres, que para oprobio de nuestro sagrado ministerio ha dado Dios ha este mundo... No había otro remedio que hacer la versión... Sentada la parturienta en el borde de la cama introduje la mano, haciendo que un ayudante aplicase la suya sobre el vientre... Una vez introducida tuve que hacer varios descansos por petición de la enferma para que tomara un poco de caldo pues se hallaba muy próxima a desfallecerse... La criatura salió muerta... Se la prescribió silencio absoluto, mistura antiespasmódica, caldo de hora en hora... A los pocos días se restableció”

Bigarrenean, berriz, 25 urteko emakumearen egoera larria zenez gero Arrasateko mediku titularraren laguntza eskatu zuen zirujauak eta honela utzi zuen idatzita bere txostenean:

“... Convenidos en que no podía terminarse el parto por solo los esfuerzos de la naturaleza y que había que extraer la criatura por medio de la versión, pasé a practicarla. Esta se practicó del modo descrito en la primera observación, habiéndola dado primero el agua del bautismo, por sospecharnos la muerte de la criatura...”

“Boletín de Medicina, Cirugia y Farmacia” aldizkarian argitaraturiko idazki interesgarria honako hitz hauekin amaitu zuen Romualdo Saenz Quintanilla Arrasateko bigarren mailako zirujauak:

“ A estas observaciones ninguna reflexión científica puede hacerse por no tener nada de particular. Pues solo el darlas a la prensa ha sido mi objeto, el aconsejar a muchos profesores tímidos en operar, que una vez vista una posición viciosa y que sin operación no puede terminarse el parto, pasen inmediatamente a practicarla. Pues como dice el refrán, en la tardanza está el peligro y si no véase en mi segunda observación, que estoy seguro que si hubiera operado antes de dejar enclavar tanto la cara de la criatura se hubiese salvado, como hice en las posiciones del brazo de la tercera y cuarta, pues en ellas no dí lugar ni para avisar a ningún otro comprofesor. Mondragón, 29 de diciembre de 1851”


 (1) Medikuak izen osoa jartzen du

Ilustrazioa:  http:elinternautadeleon.blogspot

1 comentario:

  1. Kaixo, Olatz naiz. Arrasateko Udal Bibliotekatik idazten dizut. Liburutegirako Arrasateri buruzko dokumentuak biltzen saiatzen gara eta gustatuko litzaiguke testu honetan aipatzen duzun Boletín de Medicina, Cirugia y Farmacia" aldizkarian argitaratutako artikulua lortzea. Liburutegi ezberdinetan bilatzen saiatu gara, baina ez dugu lokalizatu. Eskertuko genizuke non lortu dezakegun esango bazenigu. Aldez aurretik mila esker.

    ResponderEliminar