miércoles, 26 de febrero de 2014

MIRARI BAT ARAMAION


El Motín astekaria
Ez naiz besteen sineskerietaz barre egiten dutenekoa. Elkar bizitzarako gutxieneko arauak errespetatuz, nork bere sentimendu eta gurariez nahi duena egin dezakeela pentsatu dut beti eta orain ez dut nire irizpidea aldatuko. Beraz, gaurko nire idazki honetan dakardana ez dut inongo zentzu irrigarriz egiten, albistea aurkitu nuenean bitxia iruditu zitzaidalako baizik.Erositako prezioan saltzen dut. 

“El Motín” Madrileko aldizkarian aurkitu nuen Aramaiorekin lotutako albiste hau.  Astero argitaratu zen,  ostegunetan, 1881 eta 1926 bitartean. Satirikoa, antiklerikala eta errepublika zalea zen. Eguneko “Le canard enchainé” frantziarraren antzerakoa, itxuraz. Eta 1917ko otsailaren 8an, honakoa irakur daiteke:

 
“Ocurrió hace próximamente un mes. Se me traspapeló el recorte el periódico que lo transcribía y no pude ocuparme de él. Hoy lo encuentro y lo divulgo. No quiero remordimientos de conciencia.
 
Desapareció de un caserío de Ibarra de Aramayona (Alava) una vecina de cuarenta y dos años, llamada Dominica Larrañaga. Ocho días después, un vecino de otro pueblo, que trabajaba a la orilla del río Bolimburu, la vio hundida en el fango y contenida por la rama de un árbol, teniendo inmovilizada las piernas por el frío.
 
Llevaba colgado del cuello el escapulario de San Francisco de Asís, un rosario, un crucifijo y varias medallas de la Virgen, y diz que al sacarla del lodo besó el crucifijo y exclamó: “Tú me salvaste”
 
Asiseko San Frantziskoren eskapularioa
No quiero contradecir la afirmación de esa excelente católica, diciéndola que quien la salvó fue el que trabajaba a la orilla del río, pues pudiera contestarme que no hubiese ido allí sin la voluntad de Dios. Claro es que yo le replicaría, que si realmente nada ocurre sin su voluntad, por virtud de ella estuvo ejerciendo de lombriz en el lodo durante ocho días, sin comer y tiritando. Pero como no me gusta quitar ilusiones a nadie, y menos mermar un átomo de fe religiosa en el pecho de ningún creyente, lo mejor será dar por realidad el milagro. Y hasta otro”
 
Dominika Larrañaga Ugarte, Untzellakoa zen, 1874ko urtarrilaren 27an jaioa, eta istripua gertatu zitzaionean berrogeita hiru urte beteak zituen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario