miércoles, 19 de febrero de 2014

KARLISTEK FUSILATUA, 1836an


Karlos V erregegaia

Ezaguna den moduan, lehen karlistadako urteetan Arrasaten mugimendu handia bizi izan zen. Tropen joan etorriak zaildu egin zuen biztanleen eguneroko erritmoa eta ondorioak gizarte txiki haren gizabanakoengan pairatu ziren, gehien bat. Carlos V erregegaiaren soldaduek hartuta zeukaten Arrasate 1836an. Miguel Madinabeitiak 1887ko uztailaren 3an sinatutako albiste bat eman zuen argitara “El Noticiero Bilbaíno” egunkarian. 

“El 3 de julio de 1836, hace 51 años, cayó, como hoy, en domingo, día en que presenció este pueblo uno de esos cuadros tristes que por desgracia se registran en las guerras civiles, que quiera Dios no las volvamos a conocer. Tenía yo ocho años no cumplidos, pero recuerdo como si lo viera hoy, la ansiedad, el dolor y la amargura que embargaba a mis queridos padres, porque aquel mismo día tenía que ser borrado de la lista de vivos un antiguo y cariñoso amigo de la familia.


Monterron Jauregia
La casa-palacio del Conde de Monterrón hallábase a la sazón transformado en taller de obra prima para el abastecimiento de calzado para el ejército carlista; algunas de sus piezas servían de reclusión para los jefes que, perteneciendo sin duda al bando apostólico, estaban en disidencia con Maroto; la planta baja que da al jardín servía de academia donde el religioso franciscano Padre Larramendi organizaba las charangas que luego eran destinadas a los batallones. Sólo había en todo el edificio un local no profanado, y era el oratorio” 

Madinabeitiak bikain deskribatu du Monterrongo Jauregian antzematen zen giroa. Garibay historialariaren antzerako estilotik ari dela, ume-begien bitartez ikusitakoari ikerlariaren fruitua ere gehitu ahal izan zion denborarekin, eta horren berri ere ematen digu jarraian. 

“Allí, ante la imagen del Redentor, alumbrada por candelas había dos hombres: era el uno el Padre Fray Valentín de Urtasa, guardián del convento de este pueblo, y el otro Gregorio

Tropa karlistak

García Echave, dueño y representante de la casa de su apellido en Guellano, Valle Real de Léniz, jurisdicción de Escoriaza. El primero prestaba los consuelos de la religión al segundo, que tenía que morir fusilado a las cuatro de la tarde del mismo día, y en tan angustioso trance se arrojó a la calle por la ventana, cuya altura no bajaría de unos 15 metros, pero con tal mala suerte que, apercibido el centinela, con certera puntería le hirió de bala en la pierna, en cuyo estado fue conducido al suplicio. 

Era a la sazón alcalde de esta villa mi finado padre D. Victor Madinabeitia, que tuvo que delegar el cargo en su segundo D. Agustín Altube, para llenar el penoso deber de albacea y testamentario del ejecutado, haciendo de notario el mismo Padre guardián, porque el que lo era de este pueblo, D. Gil de Echaguibel y Orbe, ejercía algún cargo en la Diputación a guerra. El testamento, escrito con erudición y estilo correcto, fue protocolizado algunos años después” 

Garcia Etxabe atxabaltarrarentzat bere borreroen balek ukenduaren eragina izango zutelakoan nago, hamabost metrotik salto egin ondoren bizirik segitu baitzuen, zaintzailearen balek larriagotuta. Aurreko deskribapenetik ondoriozta genezakeen beste zehazkizun bat da, Madinabeitiak ez zuela Gil de Echagibel notario ohiarenganako miresmen izpirik. 

Argazkiak: www.euskomedia.org




No hay comentarios:

Publicar un comentario