miércoles, 5 de septiembre de 2012

CANOVAS DEL CASTILLO: 115 URTE HIL ZUTELA


Hilketaren biharamuneko alea
Euskonews aldizkarian argitaratu dudan kronika aldatu gura dut hona. Aurten 115 urte bete dira Arrasateko Gesalibarko auzoan Canovas del Castillo espainiar gobernu burua
 hil zutela, eta bi idazkitan gertaera haren inguruan sortutako informazioa jaso nahi izan dut, testigantza berreskuratzeko.




Gaurkoarekin irekitzen dut leihoa erdi ahazturik daukagun iraganera. Goazen, beraz, garaiko kronisten informazioekin, Mondragon izena espainiar komunikabideetan agertu zutenak.

Ziurtasun osoz esan daiteke 1897ko abuztuaren 8, igandea, izan zela  Arrasate espainiar medioetan indar gehien agertzeko motiboa eman zuen ordura arteko eguna. Data hartan gertatu zen Santa Agedako bainu etxean Antonio Canovas del Castillo, Espainiako Ministroen Kontseiluko Lehendakariaren hilketa eta jazoera hark Mondragón izena egunkari eta aldizkarietan jarri zuen, ordurarte beste inoiz ez bezalako zabalerarekin.

Biharamunean medioek –batez ere Madrilekoak- oso puntualki ematen zuten gertatutakoaren albistea eta iritziak ere erruz irakur zitezkeen. Egunkari batzuetan jasotakoa aldatuko dut ondoko lerroetara. Bilketa soila izango da, transkripzioa, hain zuzen. Batez ere Madrileko “La Época” egunkaria eta aztertu ditut.

“La Época”n lehen orrialdean “Muerte y esperanza”  izeneko sarrera baten ondoren, bertsio ofiziala ematen zuen. Hona hemen:

“A las once y media se reunieron anoche todos los ministros que están en Madrid en el despacho del ministro de la Gobernación, donde están instalados el teléfono y el telégrafo. También penetraron en dicho despacho el director de Comunicaciones señor Marqués de Lema y el Jefe  de la sección de órden público de Gobernación señor Alexandre. Seguidamente se pusieron al habla por telégrafo con el Sr. Castellano (1) que se encuentra en Santa Agueda. La conferencia fue muy larga. Cerca de la una salió el señor Marqués de Lema, quien interrogado por los periodistas contestó lo siguiente:

“El Ministro de Ultramar que ha llegado a Santa Agueda, después de informarse bien de todo lo ocurrido ha hecho por telégrafo un extenso relato del suceso. El Sr. Cánovas, después de oir misa se retiró con su señora a su habitación. Allí cambió de ropa y puso un telegrama al ministro de la Gobernación, contestando a una consulta que éste le había hecho sobre la candidatura del Sr. Ruiz Tagle para la senaduría vacante por elección en la provincia de Cádiz.

Poco después de las doce y media el Sr. Cánovas salió con su señora (2) de sus habitaciones que se encuentran en el piso  principal y se dirigía al comedor que está situado en la planta baja. En la escalera se encontraron a una señora conocida. Detúvose a hablar con ella la señora de Cánovas y éste se dirigió a la galería situada en la fachada principal del edificiio a esperar a su señora, donde existen varios bancos.


El Sr. Cánovas se sentó en el primer banco que se halla muy próximo a la puerta que da acceso a la escalera, sacó un periódico y se puso a leer. Entonces el asesino, que sin duda le estaba espiando, se acercó y apoyándose en la puerta para apuntar mejor, le disparó casi a quemarropa un tiro. La bala atravesó la cabeza del Sr. Cánovas entrando por la sien derecha y saliendo por la izquierda. Al primer disparo siguieron otros dos. Por efecto del primero el Sr. Cánovas se incorporó, yendo a caer a unos tres metros de distancia del banco donde estaba sentado. Al incorporarse le disparó el segundo tiro el asesino. La bala entró por el pecho y salió por la espalda, cerca de la columna vertebral. El tercer disparo fue hecho estando el Sr. Cánovas ya en el suelo. Esta bala entró por la espalda.
http://www.fentmuntanyaiformacio.es

La Sra. de Cánovas bajó apresuradamente la escalera al oir los disparos y se encontró a su esposo tendido boca abajo en medio de un gran charco de sangre, y al asesino junto a él, con el revólver en la mano. Llena de espanto y de indignación ante cuadro tan aterrador, se dirigió al asesino, increpándole. El asesino, sin alterarse, se dirigió a ella, diciéndole: “A Vd. le respeto porque es una señora honrada; pero yo he cumplido con un deber y estoy tranquilo: he vengado a los hermanos Montjuich”

Hubo que sujetar a la Sra. de Cánovas porque quiso lanzarse sobre el asesino. La policía, que también acudió al ruido de los disparos, detuvo al criminal. En la caída se produjo el Sr. Cánovas una contusión en la frente. Trasladado el Sr. Cánovas  al cuarto del administrador, el médico del establecimiento examinó las heridas. Las tres eran mortales de necesidad y viendo que los auxilios de la ciencia resultaban inútiles, aconsejó que viniera el sacerdote con la Santa Unción. Se la administró el fraile dominico que había dicho la Misa(3). Una hora después del atentado, sobre poco más o menos, el presidente dejaba de existir. Desde el primer momento perdió el conocimiento y no articuló palabra alguna”

Atentatua gertatu eta zenbait egunetara, abuztuaren 13an, “El Liberal” egunkariak Santa Agedako Morote bezeroaren aitorpenak publikatzen zituen. Krimeneko eszenategia deskribatzen digu:

“La galería baja del balneario es muy larga. Tendrá tal vez 60 ó 70 metros; todo lo que es la magnífica fachada. Está formada por pórticos. Colocándose en la puerta de cristales, en donde comienza el vestíbulo que da acceso á la sala de fiestas, comedor y escaleras, se está en el centro de la galería y se domina toda. A la derecha, el término de la galería es un blanco para disparar con rifle ó carabina de salón. A la izquierda, el punto más extremo es el gabinete de inhalaciones. A tal hora, por la parte del tiro, por la derecha, no hay nadie. Si hay alguna persona en el ala izquierda de la galería, seguramente que es la que ha salido del gabinete de inhalaciones y va hacia el establecimiento ó reposa el agua. En ambos casos está en la dirección del que dispare desde la puerta de cristales, y por consecuencia no podrá prenderle si éste tiene una pistola en la mano, sino con riesgo tremendo de la vida. ¡Cuán bien calculado todo por el criminal y cómo no eran en balde sus paseos siempre por el vestíbulo de la casa!”


 

Arrasaten bazen pertsona bat –Miguel Madinabeitia udal idazkaria- Canovas del Castillorekin harremanak izan zituena. Madinabeitiak Donostiako “La Voz de Guipúzcoa”-ren korrespontsala zen eta honela idatzi zuen aipatu egunkari horretan abuztuaren 14an:

“El Ayuntamiento de esta villa en sesión ordinaria celebrada el día de ayer adoptó el acertado acuerdo de hacer constar en acta el sentimiento profundo que le había causado la muerte del presidente señor Cánovas del Castillo en el balneario de Santa Agueda de “Guesalibar” de este término municipal. Si los demás pueblos envían su pésame a la viuda del finado, Mondragón, que ha tenido el triste privilegio de ser teatro de tan lamentable tragedia, no deja de cumplir con su deber”

Madinabeitiak ere ematen du bere apunteetan Cánovas del Castilloren Santa Agedako egonaldien berri eta horregatik dakigu 1892, 1895 eta 1897 urteetan egon zela bainu etxean, beti abuztuan. Lehenean, abuztuaren 13tik irailaren lehena bitartean aprobetxatu zuen bainuak hartzeko; bigarrenean luzeagoa izan zen egonaldia, abuztuaren 15etik irailaren 9ra artekoa; eta hil zuten urtean uztailaren 20an iritsi zen Santa Agedara.

Hilketaren biharamunean “La Época” egunkariak xehetasun gehiago ematen zituen:

“El cadáver del Sr. Cánovas, depositado en el lecho del dormitorio, donde murió, ha sido velado constantemente por la amante esposa del gran estadista, por D. Juan Morlesín, el Sr. Torres corresponsal de La Correspondencia de España, don Emilio Nieto y un gran número de bañistas que se disputaban este honor. Han sido inútiles los esfuerzos hechos para hacer que se apartara del cadáver de su esposo la señora de Cánovas.

Con la tristeza que dominaba a todos contrastaba la hermosura de la noche. Los telegrafistas que no se han acostado en toda la noche no da a basto a recibir y expedir telegramas. De todos los pueblos vecinos llegan aldeanos que forman grupos en los alrededores del establecimiento a lo largo de la carretera. En todos los semblantes se ven las huellas del dolor y el estupor causado por el asesinato. Anoche a la hora de la cena reinaba en el vasto comedor tétrico silencio. Muchos puestos aparecían vacíos.

Son esperados dentro de pocas horas el señor presidente del Senado y otras personas notables. A lo largo de la carretera se ven los coches de algunas de las personas que han llegado a este establecimiento. De Vitoria, Mondragón y Vergara y otros pueblos de los alrededores han llegado las autoridades y varias personas conocidas”

Egunkari berdinaren korrespontsalak segitzen du idazten, abuztuaren 9an bertan, hiltzailearen gaineko informazioa eskainiz:

“Golli (4) hacía en el balneario vida muy aislada. Pagaba hospedaje de segunda. Por complacencias del dueño del balneario diósele mesa de primera. Nadie le trataba. Me dicen que a un agente de la policía secreta ya le infundió sospechas ver al italiano por la carretera de Mondragón siguiendo el coche del Sr. Cánovas.

Es de mediana estatura, tiene barba negra, recortada; gasta lentes. Viste americana y chaleco gris claro, pantalón oscuro y sombrero negro de fieltro flexible. El asesino declara que no tenía ninguna odiosidad personal contra el Sr. Cánovas del Castillo y dice que ha obedecido a móviles puramente políticos. Conserva una serenidad que irrita y conversa tranquilamente con la pareja de la Guardia Civil que le custodia. El revólver es de cinco tiros, sistema antiguo y culata de madera negra. En el arma quedó sólo una bala”

Bere aldetik “El Imparcial” egunkariak honako xehetasunak ematen zituen, data berdinean:

Registrado el asesino, se le encontró un billete de 25 pesetas y una moneda de cinco. El Sr. Cánovas recibió la absolución del P. Fernando, fraile dominico, que había ido por la mañana a decir en el balneario misa y a cuyo acto también asistió el asesino. Será conducido a la cárcel de Vergara”

Marcelo Azkarraga jenerala
Canovas hil eta berehala, oñatiar jatorrizko Marcelo Azkarraga jenerala izendatu zuten Gobernu buru. Tomas Castellano Itsasoz Gaindiko ministroak informazio zabala eskaini zien gobernu-kabineteko kideei Santa Agedatik, eta horregatik dakigu Canovasen gorpua baltsamatu egin zutela, horretarako espresuki Santa Agedaraino heldutako medikuek. Osagileen taldea Andres del Busto, Bustoko Markesak zuzendu zuen. Del Busto jauna Isabel II erreginaren medikua izan zen, besteak beste. Bestalde, Gobernu Buruaren hondakinak eramango zituen hilkutxa Donostiatik bidali zuten.

Baltsamatzearen gaineko berri zehatza eman zuen “El Heraldo” egunkariak, abuztuaren 12ko zenbakian, ekintzan aritu zen Llorente medikuaren aitorpenen arabera:

«El reconocimiento de las heridas permitió reconstituir el orden en que éstas fueron producidas: la primera- se advierte en el lado derecho del pecho junto a la región external que tenía el orificio de salida en la parte posterior del tórax junto á la columna vertebral. Fue ésta la que atravesó el periódico que leía en el acto de la agresión; siendo mortal do necesidad, le permitió ponerse de pie, más que como acto voluntario como acto inconsciente, retrocediendo algunos pasos y volviendo la cabeza "hacia el lado derecho, presentando la región mastoidea izquierda al arma del agresor, que disparó otros dos tiros de nuevo: el primero que penetró por la región auricular, atravesando la masa encefálica y saliendo por la frente, y el segundo por la región supraclavicular, junto á la horquilla, que rompió vasos de tal importancia que determinaron  una hemorragia interna, que le dejó exangüe al momento.

Todas las heridas eran mortales de necesidad en el acto, y puede asegurarse que no le permitieron darse cuenta de la terrible situación. Descubierto el cadáver, que, exangüe, presentaba un aspecto marmóreo, se procedió al taponamiento de las heridas y de la boca y faringe á través de la que salía aún sangre. A juzgar por los orificios de entrada y salida, diríase que las heridas, siendo mortales por los órganos lesionados, no habrían ocasionado grandes destrozos; pero el reconocimiento de las mismas puso de manifiesto enormes destrozos producidos por la trayectoria del proyectil. Le saturamos cuidadosamente los orificios de entrada y salida, y procedimos los señores marqués del Busto, Celaya y yo á descubrir la arteria femoral, mientras se preparaba el aparato inyector con el líquido antiséptico. Abierta aquélla, procedí á la introducción de la cánula y empezó luego el acto de trasfusión del fluido, quo pronto y sin gran resistencia penetró en cantidad de cinco litros. Se ligó el vaso arterial, procedí á la sutura de la piel y se bañó su cuerpo con alcohol, procediendo luego al vendaje de todo su cuerpo, desde las extremidades inferiores hasta el cuello, con vendas empapadas en una solución de acetato de plomo.»

Hil zuteneko Canovasen egoera izpirituala zein zen ere garbi utzi zuen espainiar prentsak. Horrela, Fabra Albiste Agentziak honako berri hau banatu zien bere afiliatuei: Una carta particular de Santa Águeda refiere que el viernes de la semana anterior el Sr. Cánovas del Castillo estuvo en el convento de Hermanos Maristas de Escoriaza, donde pasó la tarde confesándose”

Santa Ageda, garaiko grabatu batean
“La Correspondencia de España”-ko korrespontsala Canovasen ondoan bide zegoen atentatua gertatu zenean eta Gasteizera aldatu zen bere egunkarira ondoko kronika telegrafiatzeko:

“Momentos antes de ser agredido el Sr. Cánovas había tomado la pulverización que acostumbraba. Después sentóse en la galería baja y se puso a leer “La Época”. Sólo cuatro personas nos hallábamos en aquellos momentos en la galería: el Sr. Marqués de Soto Amano, el abogado D. Ignacio Suárez, el ingeniero Sr. Azpiazu y yo. De repente sentimos el ruido de un disparo y vimos al italiano de pie juntoa la puerta y en actitud de disparar el revólver contra el Sr. Cánovas. El asesino repitió el disparo. Vimos levantarse al señor presidente, vacilar y cayó a metro y medio del banco en que se sentaba.

Al descubrir al criminal corrimos el Sr. Azpiazu y yo hacia él. Golli dirigió primeramente el arma contra nosotros, pero cambió repentinamente de puntería y disparó de nuevo otros dos tiros al Sr. Cánovas, que cayó al suelo gritando: “¡Viva España!” El Sr. Suárez se arrojó sobre el agresor, pero éste consiguió rechazarlo contra el banco inmediato. En este momento, el inspector de policía Sr. Puebla cogió por la espalda a Golli, sujetándolo. Enseguida acudieron otros bañistas”

Santa Agedako hilketari dagokionez, aurki hedatu ziren Espainian Canovasen seguritate-zerbitzuen kalitate eskasari buruzko kritikak.  Idazki honen hasieran aipatutako Lemako Markesa, gobernuaren Komunikazioetarako Zuzendaria, Santa Agedan egon zen hilketa baino egun batzuk lehenago. Eta kazetarien galderei erantzunez honela zioen, abuztuaren 9ko “La Época” egunkarian:

“Le conozco y a mí como a otros nos chocó su facha. Llevaba un sombrero flexible. Recuerdo que le ví el mismo día en que me vine. ¿Quién será? Nos preguntábamos, porque era la única persona desconocida que había en el establecimiento. Se ha dicho que el asesino llegó a Santa Agueda el mismo día que el presidente del Consejo y esto no es exacto. Todo lo más que lleva en el establecimiento son cuatro días.

No sé por qué no se le ha vigilado más. Allí está el jefe de la ronda especial del presidente del Consejo, Sr. Puebla, con ocho agentes y la verdad es que no se concibe cómo no procuraron adquirir informes del asesino y vigilarlo con todo cuidado. Nuestra policía en general vale poco, pero en este caso, aunque el asesino se inscribió en la lista con nombre supuesto y titulándose corresponsal de Il Popolo, debió el Sr. Puebla ser menos confiado y adoptar medidas contra un individuo que no conocía a nadie ni hablaba con ningún bañista. Bastaba observar esto para desconfiar, mucho más advertidos como lo estaban, de que los anarquistas intentaban hacer víctimas de sus brutales e incalificables venganzas al Sr. Cánovas”

“La Correspondencia de España” egunkarian abuztuaren 9an Angiolilloren gaineko xehetasun gehiago irakurtzen ziren, Torres korrespontsalarekin hark izandako elkarrizketaren haritik:

Angiolillo hiltzailea
“Miguel Angel Golli natural de Borgia, antiguo reino de Nápoles de veintisiete años. “Soy revolucionario socialista. Salí hace dos años de Italia donde fui procesado por la publicación de un manifiesto socialista. Condenáronme en rebeldía a diez y ocho meses de prisión. De allí fuí a Marsella, llegando a Barcelona en diciembre de 1896. Tuve relaciones con los anarquistas de Barcelona y fui lector asiduo del periódico La Cuestión Social. Después viajé por Francia y Bégiva. Posteriormente estuve en Londres y de allí regresé a españa, llegando a Madrid el 10 de julio. Traía el propósito de cumplir lo ya realizado, no por odio personal al Sr. Cánovas sino por convicción en los ideales que profeso. Sé que he de morir”

Abuztuaren 10ean atera zen Canovas del Castilloren gorpua Santa Agedatik Madrilerantz. Bainu Etxetik Zumarragaraino zalgurdiz bidaiatu zen komitiba. Alarguntsarekin batera, Itsasoz Gaindiko ministroa, espainiar Senatuko burua eta Madriletik Arrasateraino heldutako politiko ugari aldendu ziren. Cánovas Madrilen lurperatu zuten. Bitartean Angiolillo Bergarako kartzelara eraman zuten eta epaiketa azkar baten ondoren bertan exekutatu zuten, abuztuaren 20an. Baina horretaz hurrengo idazki batean arituko naiz.
 ======================..======================
(1) Tomás Castellano Itsasoz Gaindiko (Ultramar) Ministroa zen.
(2) Joaquina Osma Zavala, de la Puente eta Sotomayorreko Markesaren alaba.
(3) Fernando Argüelles fraide dominikarra zen
 (4)  Rinaldini deiturarekin erregistratu zen Santa Agedan. Egiazkoa Michello Angiolillo Lombardi zen. Aurreneko kroniketan Golli izena erabili zuten kazetariek. Abuztuaren 10eko egunkariek ematen dute egiazko identitatearen berri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada