miércoles, 10 de abril de 2013

OLARTEKO ARKUAREN DESAGERPENA





Olarteko arkua
Eraikin enblematikoen desagerpenaz kezkatuta dauden pertsonak beti izan dira. Monumentuek eta, oro har, ibilgetu historikoak bost axola dietenen tropela handiagoa bada ere,  beren baitan haietarako sentsibilitatea erakutsi dutenak ez dira gutxi izan. Aro guztietan salatu dira eraikin eta bestelakoen txikizioak. Gaurko honetan Miguel Madinabeitia zenari hartu diot 1892ko abuztuaren 10ean Noticiario Bilbaino agerkarian sinatutakoa, “El ultimo vestigio” tituluarekin:

“Con el derribo que se ha hecho de la casa que forma travesía con la calle de Ferrerías, de esta villa, denunciada hace tiempo por vieja y ruinosa, ha desaparecido el último trozo de la muralla de formidable espesor, en el que estaba incrustado un arco apuntado, que desde la plaza central bajaba o daba salida a la ronda o arrabal llamado de Olarte.

 Si ese arco hubiera amenazado ruina o su demolición obedeciera a un proyecto de urbanización de aquella parte del pueblo,  y de consiguiente se hubiera tratado de dar  ensanche al callejón, yo nada hubiera hablado ni escrito; pero como tengo la plena seguridad de que el callejón quedará tan angosto y sombrío como antes, y que el derribo ha sido premeditado y procurado por dos o tres que así les convenía, no puedo menos de lamentar su arbitraria desaparición, porque como hijo amante de su pueblo nativo, late todavía en mi pecho un átomo de sentimiento por el arte, por la tradición y por la historia.

 El ayuntamiento que se interesó por la conservación de aquel paredón (excepción hecha de un individuo) acaso obligue a levantar algo a quien corresponda; mas una vez despojada la labor de originalidad que blasonaba, no tendrá ya mérito ninguno.

Olarteko kantoia, gaur
 Si hemos de creer a Garibay y si hemos de creer una relación de documentos que existe en el archivo, en el paraje que hoy es Mondragón había en el año 901, en cuya época Sancho Garcés I (1), Sancho Abarca (2), rey de Navarra mandó cercar la puebla, fabricando para su defensa el castillo en Arrasate, que es el montecillo conocido con el nombre de Santa Bárbara. Cada día veo yo más claro esta afirmación porque todas las casas del ala exterior de las calles Ferrerías e Iturrioz, igual que las de Gazteluondo se edificaron sobre la muralla que converge perfectamente en el sitio donde el castillo existió.

 De más está decir que todas las casas se levantaron con licencia del ayuntamiento y cuando había que abrir una ventana a la muralla se otorgaba la licencia, reservándose el derecho de cerrarla cuando conviniera. Luego es incuestionable que las murallas han sido y son propias y pertenecen a la villa y nadie tiene derecho a derribarlas sin previa autorización de la misma.

 Si Sancho Abarca murió según unos historiadores en 925 y según otros en 926, puede asegurarse sin temor de ser desacertado que ese paredón, al que yo por referencias digo Arco de Trajano, cuenta con una antigüedad de más de novecientos años. El público ilustrado e imparcial dirá si mi protesta es sincera o es vana palabrería”

Kantoiko ezkina hartan nire adinekook, 1892an bizirik geratu zen iturria ezagutu genuen.XX.aren bosgarren hamarkadaren amaieran desagertuk zen.  

1892koaren ordez eraikitako etxea
Aurreko zehazkizunen ondoren,  Madinabeitiak izen berri bat emango digu: Pedro Garrastegi. Arrasaten jaio zen, 1646an, eta Yucatango Meridan bizi izan zen. Titulua Carlos IIIak eman zion, eta Kondea izan aurretik Villanuevako bizkondea izan zen. Madinabeitiak ongi zekien hori:

 “La casa derribada a una con el arco, señalada con el número 132 antiguo y moderno de la calle de Ferrerías, perteneció a D. Pedro Garrastegui y Oleaga, maestre de Campo y conde de Miraflores. Fue hecho Caballero de Santiago en el convento de San Agustín de esta villa, que está al lado de su casa nativa de Zarugalde, el día 16 de abril de 1689, y en el de 1700 fue alcalde honorario de esta villa, residiendo en Nueva España.

 El último poseedor de esta casa que la ha vendido a cualquier precio ha sido D. Domingo de Elcoro y Aldecoa, dueño y propietario de la casa solariega Domingotegui en el valle de Anguiozar, barrio  principal de la villa de Elgueta”

Azken parrafoan egiten duen baieztapena gogor samarra iruditzen zait. Baina, ikusi ahal izan dugun bezala, Madinabeitia halakoa zen. Ez zuen tintontzian burura zetorkiona uzten. Honetan amaitzera banoa ere, Madinabeitiak  ez zuen artikulua horrela bukatu. Adabaki polita jarri zion idazkiari, baina horretaz beste egun batean arituko gara.


(1) Iruñeko erregea izan zen 905 eta 925 bitartean.

(2) Madinabeitia oker dabil, izan ere Sancho Garces IIari esaten zitzaion Santxo Abarka  (Iruñeko erregea 970-994 tartean)
 




Arkuaren marrazkia: Zumalde
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario