miércoles, 18 de abril de 2012

SANTA AGEDA: ALDIZKARI FRANKISTA BATEAN





“Semanario Grafico” aldizkariak, 1936-37 zenbakian, “El paso de los rojos por el manicomio de Santa Águeda” tituluko erreportaia publikatu zuen, Juan de Hernani (1) batek sinatua. Tituluak garbi adierazten du nondik zihoan idazki luzea.  Sarrera bera ere nahikoa adierazgarria da. Gaixoen aitormen eta iruzkinak jasotzeko José Gogostieta San Juan de Dioseko fraidearen laguntzaz baliatu zela dio kazetariak.

Cuando el día 30 de marzo se inició el avance es cuando empezaron para nosotros unos días de verdadero peligro –me dice el Hermano Gorostieta- Los milicianos estaban más excitados que los locos. Y los locos lo estaban mucho. Había que contenerlos para que no sacaran banderas blancas ni dieran ¡vivas! a Franco. Ya antes estuvimos sin pan quince días. Teníamos garbanzos, lentejas y un poco de leche que nos proporcionaban por estos caseríos. Bien poca cosa para las mil quinientas personas que eramos en el establecimiento entre enfermos y personal de servicio”

Erreportaiaren arabera, eta kazetariaren jokaera nahastailearen ondorioz, irakurtzen da: “Como el abastecimiento se hacía más difícil cada día, el director del Manicomio, que residía en Bilbao, se dirigió a Leizaola”


Ziur, Juan de Hernanik ez zuen irakurriko, 1937ko martxoaren 27an ABC egunkariak argitaratutakoa:

“Como consecuencia de la guerra, el Manicomio de Santa Agueda quedó en terreno neutro y no era aprovisionado por los facciosos, que no demostraron la menor actividad por atender a los más de 1.600 enfermos allí recluídos. Enterado de esto el Gobierno Vasco dispuso una operación, que aunque nos costó algunas bajas, nos permitió conquistar el terreno en que está emplazado el manicomio, en las proximidades de Mondragón,  y desde entonces los enfermos son atendidos debidamente por las autoridades vascas”

Baina 1936tik historia faxistak hasi ziren idazten eta urte luzez norabide bakarreko diskurtsoarekin konformatu behar izan ginen. “Semanario Gráfico” zenbaki haren zutabeetan segitzen dugu irakurtzen:

“El día 30 ya no llegó el convoy de Bilbao porque la carretera estaba batida por las baterías nacionales. El delegado de Aguirre, que era un empleado de la misma casa se creía copado. Empezaron a evacuar a toda prisa los heridos hacia Elorrio. Cuando se tomó el Murumendi cayeron en la huerta algunos obuses. Los enfermos gritaban y corrían por los patios, sacando los pañuelos. Se asomó por la tapia un jefe de los milicianos y dijo que si los enfermos no se callaban inmediatamente, emplazaba allí una ametralladora y los fusilaba.

-¿Hubieran sido capaces? –galdetzen du kazetariak- 

- Ya lo creo Tuvimos que coger como pudimos a los más exaltados y meterlos en la cama, para que no nos pusieran en un compromiso. Hubo necesidad de dar a los milicianos toda clase de explicaciones. Por fín se fueron y llegaron las tropas.

- ¡Entonces sí que se desbordaría la alegría!

- Naturalmente. Oyeron el primer coche blindado y los cohetes que le saludaban. Salieron todos a los patios. Un pobre cojo navarro, débil mental, tiró al aire el bastón y lanzó un pareado: ¡Viva Franco, que nos trae el pan blanco!”

Erreportaiak, bestalde, gaixoen arteko harremanen erreferentzia ere ematen du, nahiz eta funtsean errepublikaren defendatzaileak  iraintzea zuen helburu nagusia. Eta horien aktiboan jartzen zituen kazetariak honako hitz hauek: “El 3 de diciembre estaremos en Mondragón y el día de Santo Tomás en San Sebastián. En Nochebuena cenaremos orejas de requeté” Gorostieta fraidearen uztan, berriz, honako aitorpena ipini zuen: “Tenían a veces explicaciones maravillosas. Un día nos dijo uno que si no habían tomado Villarreal era porque el coronel que hizo los planos para el ataque se había olvidado de poner el río...”

Juan de Hernani kazetariak bere idazkiari amaiera emateko, esaera honekin egin zuen:

“Pues si eso es verdad, no se puede explicar tanta estupidez de los milicianos y de los “gudaris” si no es por su larga convivencia con los locos



(1) Jose Rodriguez Ramos, Correo Españoleko erredaktorea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario