viernes, 4 de marzo de 2011

CAPILLA DE MONDRAGON ETA ARMADA JENERAL KOLPISTA

(Aurreko idazkia: KONPOSTELAKO MONDRAGON KAPERA)
Juan Ibañez de Mondragónen heriotzan, horren biloba-loba zen Juan de Mondragón kardinalak hartu zuen lekukoa Patronatuaren buruzagitzan eta eskuratu zuen Santa Cruz de Rivadullako basetxearen jabetza. Juan Carlos Guerrari bere “Ensayo de un Padrón Histórico de Guipúzcoa (según el orden de sus familias pobladoras)” irakurriaz, kardinalaren testigua bere anaia Pedro Mondragón kalonjeak eskuratu zuen.
Ikusten denez, jatorrian Uncella sendiko zirenak Mondragón bilakatzen ari ziren Santiago aldean, eta ordurako erenuzketarrak ere galiziar alderdi haietatik zebiltzan, Santa Cruz de Rivadullako etxeko aurrealdean bi sendien armarriak ziren-eta. Mondragón sendiak bere ondasunak handitu zituen, batez ere Santiago hirian, eta 1.683an Carlos II-k Santa Cruz de Rivadulla Markesa titulua eman zion sendiko Andrés de Mondragóni, garaian Santiagoko alkate izandakoa.
Hiru mende geroago markesgoak bizirik irauten du. Baina titularraren abizena ez da orain Mondragón; XVIII. mendetik -hau da, hirugarren markesarekin- Armada abizena edukitzera pasatu ziren titularrak, hain zuzen Antonio Armada Ibañez de Mondragonekin. Eta, oraintxe iristen ari naiz Mondragon sendiaren gaineko istorio honen bigarren zatira, oraingo titularra eta 1975etik Alfonso Armada da, hain justu, 1981eko otsailaren 23an kolpisten atzean bide zegoen jenerala.
Begira nondik, Garagartzako Etxebarri baserriko kimu batek sortu ahal izan zuen ibilbide luzeko sendi ospetsu bat, eta sendi guztietan bezala, ardi zuri eta beltzak izan dira Mondragón sendian ere. Alfonso Armadak 1983an idatzitako “Al servicio de la corona” liburutik zenbait zati aldatu nahi ditut hona, orain arteko bi kapituluetako deskribapena aberasteko. Honela dio:
“... Apareció por Santiago de Compostela un clérigo influyente, abierto y con posibles: don Juan Ibáñez de Mondragón. Nombrado canónigo de Santiago, pronto aumentó su fortuna y adquirió fama y predicamento. El origen de la familia era el solar de Erenuzqueta, en las tierras Vascongadas, donde además los Ibáñez tenían cuantiosos bienes. Familia noble, hermanos bien situados y la diócesis de Santiago poderosa, nuestro canónigo se encontró pronto satisfecho y decidió afincarse en Compostela. Vendió los bienes de Mondragón y buscó una casa en el campo. La “torre de Ortigueira” estaba vacía. Le gustó y la compró. Cambió su estructura y edificó capilla, que palomar y ciprés ya los tenía... El canónigo abrió puerta frente a la capilla y construyó suntuosa escalera. Hizo desaparecer los vestigios del torreón y cambió el escudo de armas de las puertas.
Don Juan no vivía mucho, sin embargo, en Santa Cruz. Pasaba las tardes de primavera, pues en verano solía ir a tomar los baños a Noya. Pero todo el año se hacía llevar frutas y verduras del Ulla. Compró muchas tierras para redondear la finca. Dotó a la parroquia[1] con generosidad, distribuyendo además cuantiosas ayudas. Pero la obra en la que puso mayor empeño y cariño fue la construcción de la capilla de la Piedad, en la santa iglesia catedral. El documento fundacional fue dado en Noya y modificado más tarde por escritura notarial. Encargó el retablo a Sevilla y la verja a una fundición de su tierra de origen. Quiso ser enterrado allí, cerca del altar mayor de Santiago y de la Puerta Santa. Fundó un mayorazgo electivo y vinculó al patronato cuantiosos bienes.
... El canónigo plantó viña y olivar, mejoró los lagares y compuso buenas parras. El molino para el aceite fue una de sus adquisiciones, así como unos buenos cuadros de limoneros, cerca del bosque de robles y castaños. La huerta era excelente y de ella se enviaba a Santiago una cesta todos los días. En el piso principal de la casa había amplias estancias... La propiedad tenía buen arbolado pero mandó ampliarlo con nuevas plantaciones. Inició la biblioteca...”
Horixe da, beraz, Santiagoko “Capilla de Mondragón” honen inguruan adierazi nahi nuena.

[1] Galizian parrokia, herri-nortasuneko erakundeari esaten zaio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario